Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kanouté y Cesc zanjan el incidente del Camp Nou

Kanouté durante la tangana en el encuentro entre el Sevilla y el Barcelona. Foto: EFEtelecinco.es
Los futbolistas Frederic Kanouté, del Sevilla FC, y Cesc Fàbregas, del FC Barcelona, han querido zanjar la polémica sobre la expulsión del malí durante el partido de este sábado en el Camp Nou y han confirmado que han mantenido una conversación telefónica en la que se han disculpado y han dado por cerrado el asunto. El jugador del Sevilla había explicado que el comportamiento que provocó su expulsión en el partido de este sábado ante el FC Barcelona llegó tras "provocación e insulto" del barcelonista, mientras que el jugador catalán ha querido defenderse y ha asegurado que en ningún momento profirió ningún tipo de "insulto racista", según han manifestado los dos jugadores en la red social Twitter.
Pocos minutos después, el jugador sevillista hacía lo propio en la misma red social. "Cesc y yo hemos hablado por teléfono. La cosa se explicó y los dos somos adultos y conscientes de nuestra culpa ayer. Se acabó", concluyó.
Durante toda la tarde, los dos futbolistas han actualizado sus cuentas personales de la red social explicando sus puntos de vista sobre el incidente que concluyó con la expulsión del futbolista malí en el minuto 89 de encuentro.
"Siento mucho lo ocurrido ayer, no fue ejemplar. No obstante hubo provocación e insulto, ya sabéis. No le deis más vueltas. Gracias", aseguró el jugador malí. A continuación, el delantero sevillista quitó hierro al asunto. "Tanto su comportamiento como el mío fueron malos, tema zanjado. Seguimos con el fútbol", finalizó.
Menos de media hora tardó en responder Cesc, quien a través de su cuenta en la red social se defendió de las voces que le acusaron de proferir insultos racistas a Kanouté. "Quiero desmentir claramente que haya hecho algún tipo de insulto racista hacia algún jugador del Sevilla", manifestó el centrocampista azulgrana.
"Toda la vida he jugado con gente de todo el mundo y todas las religiones, comparto vestuario con un jugador malí, llevo un tatuaje árabe y mi pareja es libanesa. No hay muestras más evidentes de que no tiene sentido. Ahora a pensar en el Granada, que es lo que toca. Un abrazo", aseguró Cesc.
La polémica del encuentro llegó en el minuto 89, después de que el colegiado vasco Iturralde González decretase penalti a favor del FC Barcelona. En medio de una discusión entre Cesc Fàbregas y Frederic Kanouté, el malí fue expulsado, según el acta del encuentro, por "agarrar del cuello y posteriormente empujar a un jugador adversario, antes de la ejecución de un tiro de penal".