Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leonardo DiCaprio y El Renacido: Crecimiento espiritual a partir del dolor físico

El próximo viernes 5 de febrero se llega a los cines españoles El Renacido, lo nuevo de Alejandro González Iñárritu. Una cinta cuyo rodaje, tal y como revela su protagonista Leonardo DiCaprio en este clip en exclusiva para Europa Press, supuso una aventura casi tan compleja y épica como la propia odisea del protagonista de la historia, el trampero Hugh Glass.
En este jugoso avance Iñárritu, DiCaprio y el resto del equipo relatan los titánicos esfuerzos para recrear el territorio salvaje y caótico desde el punto de vista político que era Norteamérica en aquellos años.
"El noroeste estaba habitado por pueblos indígenas, franceses e ingleses... aún no era Estados Unidos como tal pero era un lugar de gran interés para el comercio de pieles que era una gran fuente de ingresos previa a la fiebre del oro", afirma DiCaprio que en la película da lugar al explorador y cazador Hugh Glass, un personaje real que marcó aquellos años.
Recrear con total y absoluta fidelidad aquellos lugares salvajes en aquella época traslando a la pantalla el crecimiento espiritual a través del sufrimiento, del dolor físico era el gran reto de Iñárritu y así se lo trasladó a los protagonistas de su película. "Nos dijo que quería que sintiéramos dolor y que quería filmar eso", confiesa Domhnall Gleeson, que encarna al Capitán al mando del grupo de tramperos que arriesga su vida en busca de las preciadas pieles.
Un grupo de hombres que, en su afán de hacer fortuna, quedan a merced de una naturaleza tan bella como brutal que les transforma. "Eran hombres sumamente fuertes, que combatían los elementos como lo haría cualquier animal del bosque", apunta DiCaprio que recuerda los "casi inaccesibles" lugares en los que Iñárritu ubicó la filmación y todo lo que ello implicó no solo desde el punto de vista estético o técnico, sino también desde el punto filosófico.
"Tuvimos que adaptarnos al entorno, como los tramperos, reaccionando a lo que nos deparaba la naturaleza", recuerda el protagonista que junto al resto del equipo vivió durante aquellos meses lo que definen como "una experiencia auténtica"
"Esos lugares son inmaculados, todos ellos conservan algo muy puro y espiritual", afirma el cineasta mexicano que tras el exito el pasado año con Birdman, con la que se alzó con el Oscar a mejor película y mejor director, vuelve este año a ser el favorito aspirando a 12 premios de la Academia con esta historia real. Entre ellos el de mejor película, mejor director y mejor actor protagonista para Leonardo DiCaprio.