Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lotería blindada

El azar es un negocio redondo para el estado pero peligroso para ellos: reciben lotería pero tienen que ingresar dinero en efectivo. Una lotera de la Puerta del Sol nos cuenta que se gasta 16.000 euros al año en seguridad. 4000 euros en el furgón blindado que le recoge la recaudación y 12.000 en seguros para poder dormir tranquila. Porque si les roban y no existe seguro, tendrían que responder con su patrimonio personal. 
Para evitar sustos el Ministerio del Interior les obliga a proteger sus establecimientos. Otro lotero accede a mostrarnos lo que se esconde detrás del cristal blindado. Pero ni podemos mostrar su rostro ni decirles de qué administración se trata. Nos cuenta que la caja fuerte pesa 500 kilos y que está anclada a los cimientos del local. Por el sorteo de navidad reciben un 3,7% bruto de todo lo que vendan, pero tienen que correr con todos los gastos excepto con el de la publicidad. Toda precaución es poca para los 12.000 empleos directos que genera en España el negocio de la suerte.