Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mark Webber se toma la revancha y Alonso perjudicado por partida triple

El piloto australiano de Fórmula Uno Mark Webber, de Red Bull, celebra su triunfo en el Gran Premio de Gran Bretaña en el circuito de Silverstone en Northamptonshire, Reino Unido, hoy, domingo, 11 de julio de 2010. EFEtelecinco.es
El australiano Mark Webber (Red Bull-Renault) se ha tomado la revancha sobre su equipo al imponerse de principio a fin en el Gran Premio de Gran Bretaña en el que Fernando Alonso (Ferrari), decimocuarto, ha sido perjudicado por partida triple, en una carrera que le fue mal de principio a fin.
Alonso, que partía desde la tercera posición, tras los imbatibles Red Bull-Renault) del alemán Sebastian Vettel y del australiano Mark Webber, salió fatal, porque un problema en el embrague hizo que al llegar a la primera curva hubiera perdido ya varias posiciones, se hubiera tocado con su compañero Felipe Massa, que pinchaba un neumático, y retrocediera a la quinta posición.
Encerrado detrás del polaco Robert Kubica (Renault) veía como por delante Mark Webber se escapaba en cabeza por delante del británico Lewis Hamilton (Mclaren-Mercedes), mientras que el alemán Sebastian Vettel (Red Bull-Renault) que había partido primero, se salía en la primera curva, pinchaba y se ponía a la cola del pelotón.
En la vuelta decimoséptima Fernando Alonso se emparejaba con Kubica y al llegar a la curva trece, en el nuevo trazado, para evitar tocarse con el polaco, se sale a la hierba y vuelve a la pista por delante.
Alonso proseguía con su remontada, Kubica se retiraba dos vueltas más tarde y después de nueve giros aparecía en los monitores de tiempo el mensaje de que el adelantamiento en cuestión iba a ser investigado por los comisarios para, coincidiendo con la salida a la pista del coche de seguridad tras la perdida de parte del alerón trasero del Sauber de Pedro de la Rosa, llegaría la sanción de un paso por la calle de talleres.
Con todos los coches agrupados, cuando se liberó la carrera, Fernando Alonso tuvo que cumplir la sanción y se incorporó a la carrera en la decimosexta posición, con prácticamente nulas posibilidades de conseguir puntos.
Pidió al equipo que no le hablaran mas por la radio y entabló una nueva remontada imposible para intentar terminar entre los diez primeros, pero a tres vueltas del final, cuando luchaba por la undécima plaza con el italiano Vitantonio Liuzzi (Force India), al adelantarle, se tocaba y pinchaba un neumático que le obligaba a detenerse una vez más.
El único consuelo ante el cúmulo de desgracias que había sumado en la carrera de hoy, en territorio enemigo, era el conseguir la vuelta rápida en el último giro.
Por delante Webber, después de la polémica de ayer cuando su equipo le quitó el nuevo alerón delantero para dárselo a su compañero de equipo Vettel, conseguía una relativa cómoda victoria por delante de Lewis Hamilton, que así aumentaba su ventaja al frente de la clasificación del campeonato del mundo.
Completaba el podio el alemán Nico Rosberg (Mercedes) y el británico Jenson Button (McLaren-Mercedes) era cuarto, tras haber partido desde la decimocuarta posición y verse favorecido por la sanción de los comisarios británicos a Alonso.
En este Gran Premio de Gran Bretaña las cosas no le han podido ir peor a los pilotos españoles. Pedro de la Rosa, que partía desde la novena posición, perdía tres puestos en la salida porque en la primera curva, cuando había ganado uno, le dio por primera vez por detrás el brasileño Rubens Barrichello (Williams).
Mediada la carrera, cuando estaba en undécima posición, era tocado de nuevo por detrás por el alemán Adrian Sutil (Force India), que le rompía el alerón trasero, obligaba al director de la carrera a neutralizar la misma para retirar los trozos de la pista e iba a significar una nueva retirada para el piloto español.
Jaime Alguersuari (Toro Rosso-Ferrari) estaba también en undécima posición, aun puesto de los puntos, pero se le rompió un disco de los frenos y terminó fuera de la pista en la curva anterior a la entrada de meta, sumando su primera retirada de la temporada.
Los Hispania del indio Karun Chandhok y del japonés Sakun Yamamoto, con sus carteles de ánimo a la selección española de fútbol, lograban llegar a la línea de meta en decimonovena y vigésima posición, y se mantienen por delante de Virgin en la clasificación del campeonato del mundo de constructores.
Tras su victoria de esta tarde, la tercera de la temporada, Hamilton aumenta su ventaja al frente de la clasificación del campeonato del mundo en la que cuenta con 145 puntos por 133 de su compañero de equipo y compatriota Jenson Button, hoy cuarto, mientras Alonso se mantiene quinto con 98.