Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protegerse del sol es la medida más eficaz para prevenir el cáncer cutáneo

La forma más efectiva de prevenir el sol es la protección, y para ello, los expertos recomiendan no estar expuesto en las horas centrales del día que son las de máxima radiación, entre las 12.00 y las 17.00 horas, hidratarse por dentro y por fuera, utilizar ropa protectora, crema solar y protector labial.
La incidencia del sol en la piel es una de las causas por las que puede aparecer un melanoma o un cáncer de piel. "Debemos distinguir entre cáncer cutáneo y el tumor maligno en la piel o melanoma. La incidencia del cáncer cutáneo no melanoma representa el 25 por ciento de todos los cánceres. Con estos datos debería ser suficiente para que de una vez por todas nos tomáramos en serio proteger nuestra piel ante los rayos del sol", ha explicado la especialista en Dermatología del Hospital La Milagrosa de Madrid, Cristina Núñez.
Para poder saber cuál es la protección que necesita la piel es necesario saber qué tipo de piel tiene cada persona, es decir, saber el fototipo de cada uno. El fototipo I y II se asocia con las personas con la piel muy pálida, generalmente con el pelo rubio o pelirrojo y que apenas se broncean y que siempre se queman. El fototipo II es el más común y es el que tiene las personas de cabello castaño y pieles intermedias, y que tras exponerse al sol primero enrojecen y luego se broncean. Los fototipos IV y V se dan en personas con pelo moreno y de piel oscura, que se broncean con rapidez cuando están bajo el sol, mientras que los afrodescendientes tienen un fototipo VI.
En base a esto, cuanto más bajo sea el fototipo, mayor deberá ser el factor de protección solar y menor el tiempo de exposición al sol que tiene que tener dicha persona.
EFECTO MEMORIA DE LA PIEL
"El efecto dañino del sol en la piel tiene un efecto acumulativo a lo largo de la vida. Por este motivo decimos que la piel tiene memoria. Y es en este aspecto donde debemos incidir en cuidar bien de la piel de los niños", afirma la especialista en Dermatología.
Los niños menores de dos años son más susceptibles a los rayos UVA debido a los rasgos anatómicos y funcionales de su piel, por lo que el riesgo más importante es la posibilidad de desarrollar en el futuro un melanoma. En la infancia, la tasa de melanoma es baja, entre el 2 y 3 por ciento del total de los casos. Pero este riesgo se va incrementando con el paso del tiempo, de forma que el 85 por ciento de melanomas por debajo de los 20 años se concentran en el intervalo de edad entre los 15 y los 19 años.
A pesar de toda la información que se tiene acerca de este tema, en verano son muy habituales las quemaduras por el sol. Por ello, "es muy importante en estos casos aplicar cremas hidratantes que no contengan productos irritantes. En ningún caso poner hielo o sustancias irritantes tipo alcohol, pero sí en cambio compresas de agua fría. A nivel general hay que beber mucho para compensar la deshidratación y tratar el dolor si es preciso. Incluso está indicada la aplicación de corticoides tópicos en capa fina", explica la doctora Núñez.
Si se da le caso de que aparezcan quemaduras graves en las que aparecen ampollas y se ve afectado el estado general de la salud es importante acudir de inmediato a un dermatólogo que valore las diferentes lesiones y poder aplicar un tratamiento adecuado.