Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ramón Mirabet: "Tocar en la calle me lo ha enseñado todo"

Ahora vive en un lugar muy concreto a medio camino entre Sant Feliu del Llobregat y Sitges, pero no hace tanto que Ramón Mirabet era un músico callejero errante, un viajero con la guitarra como único equipaje. Y eso se reflejaba en su debut, Happy Days (2013) y se refleja ahora en su segundo álbum, Home is where the heart is (2016).
"Tocar en la calle me ha enseñado todo. Me ayudó mucho a abrirme, yo no había cantado delante de nadie. Cuando me compré la guitarra en 2006 y decidí irme fue una sorpresa para la gente, pero tenía la necesidad de cantar y la calle fue una puerta para romper ese hielo y poder dar ese paso. Me hice persona durante esos seis años. El prototipo de hombre que soy es gracias a estos años", relata a Europa Press.
A este respecto, añade que estuvo seis años "tocando en la calle y viajando por el mundo, aprendiendo idiomas y teniendo experiencias". "Me fui para un mes y fueron seis años. Eso era la vida para mi porque me lo podía financiar tocando en la calle", plantea, para recalcar que, de hecho, de aquellos años sacó el dinero necesario para grabar su primer disco "y parte del segundo".
Pues bien, este segundo trabajo acaba de llegar a las tiendas como forma de "cerrar una etapa": "Quería hacer como un final. El viaje continúa aunque ahora esté en mi verdadera casa. Porque tu casa puede estar allí donde te sientas bien, querido y reforzado. Cuando estás viajando, estas un tiempo en un sitio y siempre dejas una pequeña parte de ti en ese sitio y ese sitio se queda en ti".
MÚLTIPLES INFLUENCIAS
Antes de comenzar su viaje, Ramon Mirabet ya había bebido tanto de las fuentes jazzísticas de un trombonista reputado como su padre, y de la tradición folk americana de su madre, con referentes como Bob Dylan, Joan Baez o Janis Joplin. Y los kilómetros recorridos no hicieron más que agigantar el fondo de su mochila.
"Hay una mezcla de todo. Con mi música no intento inventar nada, simplemente lo hago a mi manera", confiesa, para después subrayar que está "continuamente aprendiendo y evolucionando, como una esponja absorbiendo todo" lo que puede. "Intento ser lo más natural y lo más auténtico posible", agrega, para después conceder: "El primer disco era más folkie que este".
Lo que sí se mantiene en ambos discos es la labor de Marc Parrot como productor, ejerciendo como orientador para dar forma a las canciones que Ramón traía de vuelta: "En mi vida podía imaginar que iba a grabar en un estudio así pero Marc me orientó y le dimos forma. Tengo una forma de ver la música muy diferente a la suya, pero encontramos un punto de conexión que está funcionando".
Con un aprendizaje como el suyo, no sorprende que afirme que "el éxito es una cosa muy relativa", pues para él es "un viaje más interior que un reconocimiento externo". "El éxito no es vender más o menos discos, aunque nos eduquen para eso", sentencia.
PRÓXIMAS FECHAS DE RAMÓN MIRABET
04.03.16 Reus, Sala Submarino
10.03.16 Barcelona, Sala Apolo Festival Guitar Bcn
18.03.16 Girona, Auditori Black Music Festival
20.03.16 Parets del Vallès, Teatre Can Rajoler
01.04.16 Vilafranca del Penedès, 1876 Casino Club