Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Robin Williams, la comedia como escudo

De excéntrico profesor a genio azul animado, pasando por una niñera adorable o un terapeuta familiar. Robin Williams usó su amplio registro para la comedia para arrancar las carcajadas del público. Pero detrás de la exuberancia aniñada y la energía hiperactiva había un hombre sensible que vivió para actuar, dijeron amigos y colegas tras su muerte.
Y aunque el fallecimiento del actor ganador de un Oscar fue algo imprevisto para el gran público, su amigo y cómico Bob Zmuda dijo que no estaba "totalmente sorprendido" por la noticia.
Zmuda, fundador de la organización de caridad Comic Relief, para la que el actor había ayudado a recaudar mas de 70 millones de dólares, dijo que Williams tenía dificultades para conectar con la gente fuera de los escenarios y que incluso algunos que le conocían bien no estaban al tanto de la gravedad de su depresión.
"Algunas veces cuando me reunía con él a solas, se sentía tan incómodo, realmente no tenía habilidades sociales, y esa es probablemente una de las razones por las que necesitaba estar en el escenario", dijo Zmuda. "Era el motor de su vida, su imperativo psicológico, y sin eso, estaba bastante perdido".
Budd Friedman, fundador de los clubes de comedia The Improv, vio por última vez a Williams hace aproximadamente un año, cuando el actor hizo una breve intervención en uno de sus establecimientos. Friedman dijo que en los 35 años que llevaba conociendo a Williams, apenas había visto nada de su sufrimiento.
"No creo que hubiera demasiada gente que estuviera al tanto de lo mal que estaba", dijo Friedman.
COMEDIA Y DEPRESIÓN
Horas después de que Williams muriera el lunes, su representante, Mara Buxbaum, dijo, con una sinceridad no habitual en Hollywood, que el actor llevaba unos meses sufriendo una grave depresión.
La comedia y la depresión a menudo han ido emparejadas, afectando desde a Jim Carrey, Louis C.K., Sarah Silverman y uno de los ídolos de Williams, Jonathan Winters, que falleció el año pasado.
"Hay muchos cómicos que tienen detrás mucha tragedia. Los cómicos tienen muchos demonios", dijo Jamie Masada, fundador del club de la comedia The Laugh Factory, donde Williams actuaba a menudo.
Zmuda dijo que Williams parecía animado con su nuevo matrimonio la última vez que se vieron en el debut de Williams en Broadway en 2011 con "Bengal Tiger at the Baghdad Zoo".
Zmuda dijo que la estrella de 'Señora Doubtfire' había tenido momentos duros en los últimos años, especialmente tras someterse a una operación a corazón abierto en 2009 y cuando su comedia televisiva 'The Crazy Ones' fue cancelada en mayo tras una temporada.
"Creo que el ataque al corazón y su salud, la edad, el hecho de que ya no tenia las mismas capacidades, la cancelación del programa, todo eso le afectó", dijo Zmuda. "La presión cuando eres rico y famoso y aún así tienes problemas de depresión, es casi como si no tuvieras escapatoria", añadió.