Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P dice que las renovables podrán duplicar su capacidad en 2030 con 150.000 MW de baterías

Standard & Poor's (S&P) considera que las energías renovables podrán duplicar su capacidad mundial en 2030 si se instalan 150.000 megavatios (MW) de baterías eléctricas, llamadas a convertirse en la pieza clave para la transición energética global.
Esta consideración aparece recogida en el informe 'Storage: The Final Piece In The Global Energy Transition Puzzle', elaborado por la división de Global Ratings de S&P y en el que se sitúan las baterías como "la pieza definitiva" para la transición energética.
La agencia de calificación crediticia indica en este trabajo que las recientes fusiones y adquisiciones en el sector apuntan a la llegada de "inversiones sustanciales" en empresas de almacenamiento de electricidad y a un "cambio estructural en los sistemas energéticos globales".
"Los descensos considerables en los precios de la electricidad y la necesidad de mayores opciones renovables ofrecen significativas expectativas de crecimiento para el sector del almacenamiento", indica el responsable de investigación en infraestructuras de S&P, Michael Wilkins.
"Algunos gobiernos ya han puesto en práctica medidas para incentivar el uso del almacenamiento de electricidad, mientras que en otros mercados es el sector privado el que está tomando la iniciativa", señala.
En Reino Unido, la Comisión Nacional de Infraestructuras publicó recientemente un informe en el que concluye que el país podría ahorrar 8.000 millones de libras (10.000 millones de euros) al año mediante la incorporaciones de soluciones de 'smart power', que pasan por interconexiones eléctricas, almacenamiento de electricidad y gestionabilidad de la demanda.
Para S&P, existe un gran interés por el "continuo descenso en los precios de las baterías". Como ejemplo, el precio de los 'packs' de baterías de ion litio utilizadas en los coches eléctricos ha pasado de 1.000 dólares por kilovatio (kW) en 2010 a 350 dólares en la actualidad.
A pesar de la complejidad y el riesgo que presenta la financiación de empresas de baterías, esta tecnología "se acerca a la viabilidad comercial a gran escala", de modo que el almacenamiento de electricidad "puede convertirse en una pieza clave en los esfuerzos globales para descarbonizar el sector elétrico en los próximos años", asegura S&P.