Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SemFYC elabora una ficha de consejos para saber interpretar el etiquetado de los productos

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semYC) ha elaborado una ficha con consejos para saber interpretar el etiquetado de los productos - la cual se puede consultar en su web 'www.semfyc.es'-, en el marco de la II Semana de Autocuidado, que promueve la importancia de conocer el contenido de los alimentos que se consumen.
La Semana del Autocuidado se ha llevado a cabo este año bajo el lema 'Motivos para cuidarte' para tratar de concienciar a la población de que los pacientes deben ser los responsables en última instancia de buscar y utilizar los medios para prevenir enfermedades acudiendo a las fuentes adecuadas. Otro objetivo de estos días es también concienciar y motivar a los profesionales sanitarios sobre la importancia de ésta estrategia.
Para ello, los médicos de semFYC han destacado que hay que utilizar el etiquetado nutricional para escoger de entre los productos similares el más interesante desde el punto de vista nutritivo.
En lo que se refiere a los cereales y a las bebidas refrescantes, cuanto más azúcar simple mejor; la bollería y las galletas siempre mejor aquellas que contengan aceite de oliva o girasol, evitando las animales y las vegetales; al igual que en la leche, que hay que fijarse en la grasa y en la riqueza en calcio.
Respecto a la carne, a los platos preparados y a las sopas de sobre, hay que escoger entre los que tienen menos grasa, menos sal y más proteínas, y, en general, hay que evitar comprar alimentos con menos aditivos y colorantes.
Por último, los expertos también recomiendan consultar al médico de famila cuando se tienen dudas en la alimentación, si se requiere una dieta alimentaria especial (diabetes, colesterol, hipertensión, etc), o si se debe evitar un determinado nutriente por no tolerarlo o por alergia como los huevos, los lácteos o el gluten.