Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos, patronal, partidos y CC.AA. formalizan un frente común para salvar el carbón nacional

Sindicatos (CCOO Industria y FICA-UGT), patronal (Carbunión), partidos políticos, comunidades autónomas productoras del carbón y las asociaciones de las comarcas mineras han formalizado este martes, mediante la firma del Acuerdo en Defensa de la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras, la formación de "un frente común" para exigir al próximo Gobierno la supervivencia de la minería española del carbón más allá del horizonte de 2018.
No obstante, el respaldo no será total ya que a la firma del documento no se sumaron finalmente PP, Podemos e IU, aunque esta última fuerza política sí que acudió al acto. "Es más un acto electoral que un compromiso serio", aseguró la integrante de IU Sol Sánchez, quien indicó que la decisión del partido "es lo más coherente" y que a partir del próximo 27 de junio IU "va a seguir estando con los mineros".
El 'frente común' sí que tuvo el respaldo y la rubrica del PSOE, Ciudadanos, Foro Asturias, PAR y CHA, así como de las comunidades autónomas de Asturias, Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León, y de las asociaciones de las comarcas mineras (ACOM y Euracom).
El responsable de Industrias Extractivas de CCOO de Industria, José Luis Villares, lamentó la negativa de "los viejos partidos", en referencia al PP, a firmar el acuerdo, ya que "siempre tuvieron una inquina especial contra el carbón", así como de los "nuevos partidos", en alusión a Podemos, que "con discursos vacíos y huecos no saben lo que dicen".
Por su parte, el secretario del Sector Minero de Fitag-UGT, Víctor Fernández, mostró su confianza en que este acuerdo sirva para que "entre todos se empuje para que el carbón nacional tenga el reconocimiento que se merece".
Mientras, el presidente de la patronal Carbunión, Oscar Lapastora, subrayó que el acto "no se plantea en contra de nada ni de nadie" y pidió a todas las partes "buscar no solo los puntos de discrepancia, sino los puntos de acuerdo" para ser capaces de "en la mayor brevedad posible" darle "un futuro a la minería".
En concreto, el acuerdo trata de reivindicar el papel del carbón nacional, como único combustible autóctono capaz de reducir la dependencia energética exterior y de garantizar la seguridad de suministro en momentos críticos, en el periodo de transición hacia un modelo bajo en emisiones.
Así, el documento, que cuenta con cinco puntos, recoge el compromiso de los firmantes con la defensa de la minería del carbón hasta y después de 2018, abogando por el cumplimiento de lo acordado en el Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras para el periodo 2013-2018.
ASEGURAR UN HUECO TÉRMICO ANUAL DEL 7,5%.
Además, cuenta con otras propuestas para dotar de viabilidad al sector y fortalecer el tejido industrial de los territorios, entre ellas, la puesta en marcha de un mecanismo que asegure un hueco térmico medio anual del 7,5% para el carbón de origen autóctono y/o una bonificación del 85% en el impuesto especial sobre el carbón.
Asimismo, se reclama la tramitación urgente de la propuesta de orden por la que se regula el incentivo a la inversión para la mejora medioambiental en instalaciones de producción de electricidad a partir de carbón autóctono y apoyo a las tecnologías de captura y almacenamiento de CO2.
El acuerdo también estipula la agilización del cumplimiento del plan social, así como la puesta en marcha de los mecanismos acordados para el impulso económico (reactivación y desarrollo alternativo de las Comarcas Mineras) y la promoción ante la Unión Europea de las condiciones para facilitar la participación de carbón procedente de explotaciones competitivas más allá del 1 de enero de 2019, fecha límite establecida por la Unión Europea para las ayudas a la producción.