Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sudáfrica, vigilada por tierra, mar y aire

A dos días para que comience el Mundial de Sudáfrica la seguridad trae de cabeza a la organización. Anoche el hotel donde se hospeda la prensa portuguesa fue desvalijado por unos terroristas a punta de pistola. La organización espera que no se repitan incidentes de este tipo y ha desplegado todos los medios para garantizar la seguridad ante posibles ataques terroristas y de hinchas violentos.
"Las fronteras por aire, tierra y mar están bien protegidas, todo está listo. Estamos preparados. Hemos estado preparados desde hace tiempo y estamos más que convencidos de que lo haremos como se espera. La Interpol también traerá su propia gente, que tendrá acceso a sus sistemas, por lo que la seguridad externa también está lista", explica el coronel Hangwani Mulaudzi, portavoz de la policía nacional.
La seguridad en Sudáfrica, donde están algunas de las ciudades más peligrosas del planeta, ha sido puesta en duda desde que el país fue escogido hace seis años como sede del torneo más prestigioso del fútbol internacional, debido a sus elevadas tasas de homicidios, robos y violaciones. Sin embargo, el Gobierno y la FIFA se muestran confiados en que el mundial será un éxito deportivo y de organización.
44.000 agentes
En torno a 44.000 policías vigilarán y protegerán los escenarios y demás instalaciones del torneo, al que se espera que acudan unos de 350.000 extranjeros, muchos menos de los previstos inicialmente debido a los avisos de seguridad sobre riesgos de viajar al país emitidos por varios gobiernos.
Además, el Ejecutivo ha invertido 174 millones de dólares para preparar sus cuerpos policiales, que fueron entrenados por fuerzas de otros países expertas en manejar este tipo de situaciones, y cada una de las selecciones clasificadas enviará al menos dos agentes para reforzar la seguridad.
"No hay ninguna alerta oficial"
En cuanto a las alarmas por un posible ataque terrorista, los rumores se dispararon en mayo, cuando un supuesto militante de Al Qaeda arrestado en Irak aseguró que la red islamista radical planeaba atacar durante el mundial, pese a que la amenaza fue minimizada por autoridades de ese país.
"Tenemos nuestros servicios de inteligencia trabajando sobre el terreno. Ha habido rumores de ataques terroristas, también ha habido rumores de trata de personas. Pero hasta el momento no hemos recibido ninguna alerta oficial", afirman desde la policía sudafricana.
El Gobierno pide a sus ciudadanos que se comporten
Además de seguros, el Gobierno de Sudáfrica quiere que las selecciones que van al Mundial se sientan como en casa. Por ese motivo ha pedido a sus ciudadanos que se comporten y que ejerzan un buen papel como anfitriones del Mundial.
"Con el inicio del Mundial a unos pocos días vista, el Gobierno anima a los participantes en todos los eventos públicos a que se comporten cortés y civilizadamente", dice el Gobierno en un comunicado. "Se insta a los aficionados a que se comporten de un modo que no resulte en lesiones o daños de aquellos que acudan a torneos o participen en actividades en áreas públicas", añade.
"El Gobierno no tolerará ningún comportamiento inseguro, perjudicial o revoltoso que impacte negativamente sobre aquellos que acuden a eventos públicos", afirma el comunicado.
La recomendación viene tres días después de que quince personas acabasen en el hospital tras una estampida a las puertas del estadio donde Nigeria y Corea del Norte disputaban un partido amistoso, y unas horas después de que un grupo de periodistas encargados de seguir a Portugal fuesen desvalijados en su hotel. BQM