Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susan Boyle, directa a la final

"Tengo un vestido tan bonito que sólo quiero que la gente me vea en televisión. Prometo que lo voy a dar todo en la interpretación, me estoy preparando a fondo", ha declarado Susan Boyle, "no sé qué es lo que esperan de mi, pero tengo la esperanza que a los telespectadores y a los jueces les va a gustar mi actuación". El mundo entero estuvo pendiente de la sensación musical escocesa: la cadena de televisión ITV emitió el programa en su página web en directo. "Sólo había cantado como máximo para 500 personas, en una función de teatro del grupo local de voluntarios de la iglesia", explicaba Boyle, que anoche se enfrentaba a una audiencia millonaria. Y no defraudó.
Sin beso prometido
Lo que sí se echó de menos fue el beso prometido. El miembro del jurado Piers Morgan se había comprometido a darle a Boyle su primer beso y finalmente todo quedó en un tonteo en el escenario.
La sensación musical escocesa estuvo  ensayando con el ya archiconocido vestido dorado que llevó en el primer casting porque, según la cantante, le "trae suerte". En total son 40 semifinalistas, y el listón está alto, por mucho que su interpretación de I dreamed a dream de Los Miserables haya cosechado más de 100 millones de visitas en el portal Youtube. A todo ello se le añade más presión mediática: uno de los jueces del concurso televisivo, el periodista británico Piers Morgan, ha hecho público que piensa dar a Susan su primer beso durante la gala en directo.
Susan Boyle ha sido entrevistada por Oprah, parodiada por Jay Leno y convertida en dibujo animado en la serie South Park, pero algunos ingleses se preguntan si será proclamada vencedora del programa que la ha visto nacer como estrella de la canción. Hasta la mismísima reina Isabel de Inglaterra ha pedido personalmente que Boyle actúe en la Royal Variety Performance, una gala benéfica de Navidad que año tras año se celebra con la asistencia de la monarquía británica. De momento, la escocesa rechazó actuar en una velada ante Barack Obama por "miedo".