Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telecinco responde a González Urbaneja sobre el 'maltrato' de la cadena a Sara Carbonero

En respuesta a las declaraciones realizadas hoy por el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, durante una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander (UIMP), Telecinco manifiesta que: La ubicación de los periodistas sobre el césped está asignada por la FIFA, quien decidió que los periodistas acreditados por las cadenas que poseen los derechos del Mundial se situaran detrás de las porterías de sus respectivas selecciones nacionales, pese a que Telecinco intentó sin éxito que Sara Carbonero pudiera ubicarse próxima al banquillo, donde se producen mayores oportunidades informativas.
La periodista Sara Carbonero fue contratada por Telecinco en 2009 como presentadora de Informativos en la sección de Deportes. Desde su estreno como reportera en la pasada Copa Confederaciones, siempre ha cubierto a pie de campo con absoluta profesionalidad todos los partidos de este campeonato, así como los 15 encuentros de la UEFA Europa League que la cadena ofreció el pasado año.
Telecinco se pregunta qué hubiera podido pasar si por un asunto que atañe a la vida personal de una mujer periodista, la cadena hubiera decido apartarla del trabajo que ha cumplido con excelencia en la Copa Confederaciones y la UEFA Europa League.
Si Telecinco la fichó en su día como periodista deportiva, no parece lógico castigarla y dejarla fuera del evento de máximo interés informativo para un profesional de los medios, cuando está desarrollando su trabajo sin ninguna implicación personal.
Sería deseable que la persona que representa a los periodistas madrileños se informara previamente sobre los asuntos que pretende criticar con tanta vehemencia, en lugar de disparar gratuitamente frases hirientes hacia una profesional del medio, hacia Telecinco, y hacia todas las televisiones en general.