Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toros a beneficio de Haití

El matador de toros y ganadero José Ortega Cano piensa torear una corrida de su propio hierro de Yerbabuena a beneficio de los damnificados por la catástrofe de Haití, en su Cartagena natal, anunció el propio diestro. "Quiero que sea un acontecimiento en toda regla, pues ese día me despediré de mi tierra, diré adiós vestido de luces a mi gente. Va a ser algo muy especial para ellos y para mí", según el torero.
La fecha prevista es el Sábado de Gloria, 3 de abril, día tradicionalmente de toros en la ciudad departamental, aunque tendrá que ser en una plaza portátil, dado que la de siempre, más que centenaria puesto que se inauguró en 1854, está clausurada desde 1986 y en fase de derribo al haberse descubierto que apoya su estructura sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro romano.
Aunque lo importante, dice Ortega Cano, es "rescatar ese ambiente de toros ese día en Cartagena, para que sirva de recuerdo y homenaje a las notables aportaciones que ha tenido al mundo del toro, y que tienen que seguir, precisamente ahora que se está luchando por la construcción de un nuevo coso, una tarea que se dilata más de la cuenta, pero que todos confiamos en que se conseguirá".
La idea es instalar un coso de la máxima capacidad, cinco mil o más localidades. "Y llenarlo. Estoy seguro de que Cartagena va a responder. Será muy bonito".
El cartel está prácticamente configurado, ya que, según el torero de Cartagena, junto a él y en la lidia de sus toros de Yerbabuena actuaría David Fandila "El Fandi", y por delante iría a caballo el rejoneador Diego Ventura, a falta de decidir los astados a los que éste se enfrentaría.
Ortega Cano, que recientemente anunció su despedida definitiva de los ruedos para finales de la actual temporada, ha toreado numerosos festivales y corridas con fines benéficos, algunas de especial transcendencia, como una en Málaga en 1990 en la que se encerró en solitario con seis toros a beneficio de la Cruz Roja, cortando en aquella ocasión cuatro orejas