Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajo a contrarreloj en el Royal Bafokeng

El estadio Royal Bafokeng es estos días un hervidero de operarios que se esmeran para cuidar cada detalle y terminar todas las obras a tiempo, para que el próximo domingo esté perfecto para el encuentro entre España y Nueva Zelanda, que abrirá la Copa Confederaciones en Rustenburgo. Después, se disputarán allí tres partidos más.
El Royal Bafokeng es el más nuevo de los cuatro estadios que albergarán la Copa Confederaciones. Tan nuevo que será España quien estrene la remodelación que ha sufrido, con vistas al Mundial 2010, frente los 'All Whites'.
Los obreros trabajan a contrarreloj para que esté todo listo, desde las gradas a los vestuarios.
Con un aforo para 42.000 espectadores, en un primer momento se construyó para el equipo de Rugby de la ciudad, aunque terminó utilizándolo también el equipo de fútbol de Rustenburgo, el Garankuwa United, que juega en la primera división africana.
La remodelación del Royal Bafokeng se completó en marzo de 2009. Anteriormente había sido escenario de muchos encuentros de la Premier Soccer League. También en este estadio se han jugado encuentros oficiales de la Selección de fútbol de Sudáfrica.
JNP