Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez envía a prisión a la cúpula de Vitaldent

En su auto, la juez señala a Ernesto Colman como cerebro de la trama. Junto a cúpula de Vitaldent gestionaban "ingentes cantidades de dinero opaco al fisco" En concreto 17,5 millones de euros al año.

Una cantidad muy difícil de manejar físicamente y sobre todo, de ocultar a Hacienda. Por eso, diseñaron un complejo sistema defraudatorio que la juez explica en su auto.

Cada clínica estaba obligada a cobrar a sus clientes una parte en B. Después, debía entregar el 10 por ciento a la organización. Hasta se diseñó un sistema de recogidas del dinero en las clínicas, puerta a puerta. Con los años, este cánon se transformó en una cantidad fija y Vitaldent  "llegó a exigir el pago de 10.000 euros mensuales en efectivo"

Después, todo ese dinero negro se blanqueaba a través de Suiza o de Luxemburgo, a través de facturas falsas y empresas ficticias. Cuando el dinero volvía a España, ya legal, servía para comprar pisos, fincas, coches de lujo y hasta un pueblo en el Pirineo.
Ernesto Colman y otros 5 directivos de Vitaldent están ya en prisión acusados de hasta siete delitos, entre ellos blanqueo y fraude fiscal.