Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los aficionados vuelan a Johannesburgo convencidos de la victoria

Esta mañana, los aficionados españoles que viajan a Johannesburgo facturaban sus maletas cargadas de ilusión y confianza en que La Roja ganará la final.
Tres aviones que suman en total 1.250 plazas, saldrán completos rumbo a Sudáfrica. Todo está vendido para pasar quince horas en Sudáfrica para vivir una final histórica. Un acontecimiento que cuesta vivir entre 2.600 y 3.000 euros.
Los aficionados que han realizado el esfuerzo están convencidos de que merece la pena, "es algo histórico".
Trescientos seguidores de La Roja permanecen en lista de espera rezando para que los mayoristas encuentren entradas y se planteen llenar un cuarto avión.
Otra opción es viajar a Johannesburgo vía Londres y llegaría tiempo a la final. El único inconveniente es el precio, 2.500 euros sólo por el vuelo. A este desembolso hay que sumarle lo que cuesta la entrada, unos 900 euros.
Una plaza por 4.000 euros
Los seguidores de La Roja tienen claro que todos los esfuerzos se verán compensados al llegar a Sudáfrica y, sobre todo, si finalmente logran ver a Casillas levantando la Copa del Mundo, "es un deporte muy especial y nos ha ayudado a volvernos locos de alegría a todos".
En Iberia sólo queda una plaza en el avión especial de este sábado y el que se suba se va a tener que apretar el cinturón como nunca porque el capricho sale por 4.000 euros. BQM