Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez británico concede el divorcio a Madonna y Guy Ritchie

Las partes del caso "Ciccone M.L. versus Ritchie G.S." habían sido convocadas este viernes para el proceso de divorcio, si bien la pareja no se personó en el juzgado.
La petición de divorcio estaba en un listado de dieciséis casos similares a cargo del juez James Reid, del Juzgado de Familia en Holburn, en el centro de Londres. La abogada del cineasta es Helen Ward, mientras que la de Madonna es Fiona Shackleton, la misma que representó al ex Beatle Paul McCartney en su difícil proceso de divorcio de Helen Mills.
La pareja, que se casó en el castillo escocés de Skibo en diciembre del 2000, había anunciado la separación el pasado 15 octubre y, según los medios británicos, querían poner fin a su relación antes de las próximas navidades.
Al parecer, la pareja ha acordado no exigir un acuerdo financiero como parte del divorcio, pero compartirán la custodia de Rocco, hijo biológico, y David, adoptado hace tres años. Madonna, de 50 años, y Ritchie, de 40, han decidido que sus hijos dividan su tiempo entre EEUU y el Reino Unido, según la prensa. La cantante tiene una hija, Lourdes, de 12 años, fruto de una relación con el actor y preparador físico Carlos Leon.
Ritchie ha renunciado a aceptar una parte de la fortuna de Madonna , estimada en 300 millones de libras (unos 354 millones de euros), si bien tenía derecho a ella por la ley británica, indica la prensa. Pero Ritchie tiene un patrimonio estimado en 30 millones de libras (unos 36 millones de euros).
De acuerdo con los periódicos locales, Madonna no quería aún la separación y prefería esperar hasta el final de su gira musical 'Sticky And Sweet', prevista para el año próximo.
 
 
KOD