Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un año de cárcel y seis azotes por beber alcohol en Malasia

Imagen de archivo de un hombre bebiendo una cervezatelecinco.es
Mohamad Sabri Zulkepli, de 24 años, se declaró culpable de haber consumido una bebida alcohólica en un centro comercial el pasado febrero en el Estado de Pahang, según la edición digital del diario local "The Star".
El juez Abdul Rahman Mohamed Yunus ordenó para el cocinero un escarmiento con el objetivo de dar ejemplo a todos los malasios musulmanes, acostumbrados a limitarse a pagar una multa cuando son sorprendidos bebiendo alcohol.
Yunus señaló que una sanción económica no es suficiente y que el condenado podrá emplear su tiempo en la cárcel para reflexionar sobre sus actos, mientras Zulkepli anunció que recurrirá el fallo.
Este magistrado es famoso por su dureza, y el año pasado ordenó la primera sentencia de castigo corporal contra una mujer en toda la historia de Malasia por beber cerveza en un bar, un caso que dio la vuelta al mundo.
Cuando estaba a punto de cumplirse el veredicto, un tribunal islámico de rango superior ordenó suspenderlo, y la semana pasada el Gobierno decidió conmutar la pena por tres semanas de servicios comunitarios.
Brunei, Malasia y Singapur todavía aplican el castigo corporal con un látigo de ratán, una herencia de cuando los tres territorios fueron parte del Imperio Británico, mientras todos los musulmanes malasios -el 60 por ciento de población- se rigen por la sharia o ley coránica