Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo mientras dormimos?

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo mientras dormimos?Gtres

El sueño es vital para el equilibrio de nuestro organismo. Constituye una “necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas”, según el Instituto del Sueño, que establece que la media de tiempo óptima es de 8,3 horas. Pero, ¿qué le sucede a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro mientras dormimos?

A lo largo de una noche cumplimos entre 4 y 6 ciclos de sueño de 70 a 100 minutos, que a su vez contienen cuatro etapas que deben darse sin interrupciones para un descanso de calidad, según publica el sitio web mejorconsalud.com.
Primera fase
En esta fase, conocida como sueño MOR o REM, tenemos somnolencia breve y es el periodo en el que resulta fácil que nos despertemos porque percibimos estímulos auditivos y sensoriales, por lo que podemos experimentar una sensación de caída si se interrumpe nuestro sueño. El movimiento ocular es rápido y nuestros músculos se van relajando.
Segunda fase
En esta segunda etapa, no percibimos casi estímulos sensoriales. Las ondas del cerebro aumentan su amplitud. La temperatura y la frecuencia cardiaca y respiratoria descienden y los movimientos de los ojos se detienen.
Tercera fase
La frecuencia de ondas de nuestro cerebro es mucho más lenta en esta fase. Es la etapa del sueño profundo en el que aparecen las ondas delta que se intercalan con otras de mayor frecuencia, las theta. Los movimientos oculares son casi nulos, la presión arterial baja y se incrementa la hormona del crecimiento.
Cuarta fase
En la fase final del ciclo imperan las ondas delta. No se produce movimiento ocular ni muscular. Es la fase en la que es más complicado despertarse y en la que suelen experimentarse los terrores nocturnos.