Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de pan en España descendió un 2,5% en 2015 respecto al año anterior

El consumo de pan en España ha descendido durante 2015 un 2,5 por ciento respecto al año anterior. Así los hogares españoles destinan a la compra de pan el 5,64 por ciento de su gasto en alimentación y bebidas, lo que representa un gasto medio por persona y año de 84,78 euros y un total de 35,15 kilos por persona, según los datos del último informe sobre consumo publicado por del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
"Con ello, nos alejamos cada vez más de los 25 gramos de fibra recomendados al día así como del consumo de 250 gramos de pan diario que aconseja la Organización Mundial de la Salud", denuncia Pan Cada Día, que se hace eco del informe.
El perfil de los hogares que más pan ingieren son los formados por retirados (22,5%), le siguen los hogares formados por parejas con hijos de edad media (19,3%) y los hogares formados por parejas con hijos mayores (15,3%). La Rioja (45,18 Kg/per cápita), Galicia (43,85 Kg/per cápita) y Navarra (43,04 Kg/per cápita) son las comunidades autónomas con un perfil más alto de consumo de pan por persona; al contrario que la Comunidad de Madrid y ambos archipiélagos.
Desde Pan Cada Día afirman que los motivos de este descenso podría encontrarse el "desconocimiento y las falsas creencias que giran en torno a este alimento". En este sentido, añaden que "existe un desconocimiento importante relativo a la cantidad diaria que se debe consumir de cereales y de pan, y de sus beneficios saludables".
"A menudo se piensa que el principal componente del pan son hidratos de carbono pero no somos conscientes de que también contiene cantidades significativas de fibra, vitaminas del grupo B, minerales y proteínas. Por ello, es un aliado perfecto para cubrir los requerimientos nutricionales y energéticos que nuestro organismo necesita", explican.
Entienden que el pan ha sido un alimento que durante mucho tiempo ha generado ciertas discrepancias sobre si engorda o no además de otras falsas creencias. "En ocasiones nos olvidamos de que para disfrutar de una dieta equilibrada lo más aconsejable es ingerir todo tipo de nutrientes entre los que los hidratos de carbono juegan un papel imprescindible", recuerdan.
Así, señalan que en los últimos años el patrón de consumo de la sociedad española ha cambiado, siendo frecuente encontrar un consumo excesivo de proteínas y grasas (especialmente saturadas) mientras que, los hidratos de carbono, se toman en cantidades inferiores a las aconsejadas. Pero además, también es frecuente encontrar una ingesta deficitaria de fibra (no llegamos a los 25g de fibra diaria recomendada) y, de diversas vitaminas y minerales, que se han asociado a diversos perjuicios para la salud.
"Por lo que aproximar la dieta al ideal teórico, aumentando el consumo de verduras y hortalizas, así como de cereales, puede ser una pauta dietética útil en la mejora de la situación nutricional y sanitaria de la población", afirman.