Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cruda realidad de Tiger Woods

Los escarceos amorosos de Tiger Woods pasan factura. La caída en picado de su imagen, sumado a las continuas cancelaciones de contratos publicitarios han hecho que el hasta ahora considerado uno de los mejores golfistas del mundo haya decidido recluirse en su casa para pasar estos complicados momentos. Así, según comenta el entorno cercano de Woods, el deportista pasa las horas viendo dibujos animados y comiendo cereales. Mientras, su mujer, la ex modelo sueca Elin Nordegren, ha comenzado la mudanza para abandonar, junto a sus dos hijos, la residencia familiar.
Los amigos íntimos de Tiger muestran su preocupación. Tal y como han reconocido a los medios locales tienen miedo por que el golfista no pueda hacer frente a la situación provocada por sus polémicos y numerosos escarceos amorosos. 
Según han revelado, el deportista se mantiene recluido en una de sus viviendas comiendo cereales y sólo viendo dibujos animales en la televisión. Incluso, Tiger ha cambiado de número de teléfono para su entorno no pueda comunicarse con él. Así, el jugador de baloncesto, Charles Barkley, ha explicado "he intentado hablar con él pero no puedo. Es muy frustrante".
"Hay una preocupación real entre sus amigos que creen que está llevando la situación de forma poco saludable", según ha afirmado una fuente anónima.
Mientras, su mujer, Elin Nordegren, ya ha comenzado la mudanza para abandonar en breve, junto a sus dos hijos, la residencia que compartían.
"Tiene planes para dejar la casa e irse a vivir a otro lugar con sus hijos", tal y como ha asegurado una fuente cercana a la familia al diario New York Post.
Woods forma parte de la atención mediática estadounidense desde que saltara a la luz que la posible causa de un accidente de tráfico fue una agresión por celos por parte de su esposa, quien habría descubierto que su marido había tenido diversas amantes, algo que animó el propio golfista al reconocer que le había sido infiel. EPF