Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AC/DC pide a los rockeros que dejen de soltar sermones caritativos

El cantante de AC/DC tiene un mensaje para todas esas estrellas del rock que se embarcaban en cruzadas en busca de la paz mundial: dejad de dar sermones a vuestros seguidores para que donen su dinero a organizaciones benéficas. En una entrevista con el diario australiano The Daily Telegraph, Brian Johnson, cantante de la mítica banda, señala que la gente no quiere que los artistas ricos, como Bob Geldof y Bono, de U2, les digan qué deben pensar en torno a temas como el hambre en África.
"No le digo a todos que deberían donar su dinero (...) algunos no pueden costearlo", reflexiona Johnson, cuya banda acaba de ganar su primer Grammy en una carrera de 37 años. Fue en la categoría de Mejor Interpretación de Hard-Rock por su tema War Machine.
"Cuando era un trabajador no quería ir a un concierto para que algún bastardo me dijera de manera condescendiente que debería pensar en algún niño en Africa", critica el cantante en la entrevista.
Johnson afirma que su banda prefiere hacer obras de caridad en privado e invertir en ellas el dinero que ganan con sus discos, giras y marketing. "Haz un concierto para la caridad, bien, pero no en la televisión mundial", señala el cantante.
Los comentarios de Johnson surgen en un momento en el que AC/DC se prepara para comenzar, la próxima semana, su primera gira australiana en los últimos nueve años, después de haber recorrido Estados Unidos y Nueva Zelanda en su gira mundial Black Ice.
Su álbum del mismo nombre, la primera grabación que editaron en los últimos siete años, ha vendido unos 6,7 millones de copias en todo el mundo. Brian Johnson, de 62 años y que ocupó el puesto de cantante de AC/DC después de la muerte en 1980 de Bon Scott por intoxicación alcohólica, afirma además que no tiene planes de retirarse.
"Por supuesto no quiero retirarme (...) Pero te digo que si el cuerpo o la voz ya no dan más, no hay nada que pueda hacer. Es una cuestión de orgullo. Tu no quieres defraudarte a ti mismo, a la banda o a los seguidores. Continuaré mientras pueda hacerlo", concluye.