Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona recuperará 17 metros de su muralla romana y unas termas

Las obras de ampliación del centro cívico Pati Llimona, en el distrito barcelonés de Ciutat Vella, permitirán recuperar 17 metros de la antigua muralla romana y unas termas de la misma época, que serán puestas al descubierto.
Ciutat Vella rehabilitará también otros cuatro puntos de interés histórico, aprovechando las obras de mejora de equipamientos del barrio que incluyen actuaciones arqueológicas, ya que se encuentran en una zona con una alta concentración de restos antiguos.
Los lugares en los que se pondrán en valor elementos patrimoniales, además del Pati Llimona, son la biblioteca de Sant Pau-Santa Creu, el edificio anexo del Museo Picaso, la nueva sede de los servicios educativos del distrito en la plaza del Pi, y el convento de Sant Agustí.
El Museu d'Historia de Barcelona se encargará de valorar los restos encontrados y determinar el tratamiento óptimo para ellos, así como si tienen que trasladarse o es mejor conservarlos en su ubicación original, según ha explicado el Ayuntamiento de Barcelona en un comunicado.
 
En la biblioteca municipal del Raval, situada en uno de los edificios del conjunto monumental del antiguo hospital de Sant Pau-Santa Creu, datado en 1401, se restaurarán los arcos góticos ubicados en distintos espacios del recinto, aprovechando las obras de reforma del aire acondicionado y los aseos.
 
Los trabajos de ampliación del Museo Picasso también han comportado hallazgos arqueológicos, que han desvelado un primer nivel en el que se conserva la trama urbana de los siglos XVII y XVIII, y otro nivel inferior en el que se encuentra la trama urbana medieval, de los siglos XIV y XV, en un buen estado de conservación.
 
En la plaza del Pi, donde se está levantando un nuevo edificio que contendrá una ludoteca y los servicios educativos de Ciutat Vella, los arqueólogos detectaron la superposición de ocupaciones de este espacio en tres momentos distintos: la época romana, la medieval, y los siglos XVIII y XIX.
 
En el convento de Sant Agustí se acometerá la remodelación de cinco capillas anexas al claustro, en lo que representa la tercera fase de la reconversión de este edificio en un equipamiento para uso ciudadano, que ya incluyó la rehabilitación del claustro y la recuperación de diversas estancias interiores del convento como centro cívico.