Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Borja Thyssen y su madre la Baronesa Tita Cervera se reencuentran en un hotel de Madrid

La reconciliación entre la Baronesa Thyssen y su hijo Borja podría estar más cerca que nunca. El encuentro entre las dos partes tuvo lugar en un hotel de Madrid, donde se reunieron para hablar e intentar llegar a un acuerdo.
De sobra es conocida la voluntad de Tita Cervera por hacer las paces con su hijo Borja, pero parece que esos intentos nunca llegan a buen término. Después de que la Baronesa interpusiese una demanda contra su hijo y su nuera por apropiación de papeles, cartas y documentos la relación familiar parecía totalmente rota, pero es ahora cuando los rumores de una posible reconciliación están más presentes.
Los periodistas preguntaron a la pareja por este hecho cuando mientras llevaban a sus hijos al colegio. Ambos tenían una actitud muy cariñosa con sus hijos, Borja llevaba de la mano a su hijo Eric y Blanca acariciaba suavemente a su hijo mayor Sacha. La pareja vestía con ropa de sport ya que seguramente se dirigirían al gimnasio después de dejar a sus hijos en el colegio.
Blanca con unos leggins muy ajustados daba muestras de su extrema delgadez y Borja que ha perdido muchos kilos en estos últimos meses llegaba un estilo muy diferente al que nos tiene acostumbrado; ha cambiado los polos por las camisetas hipster y surferas.
Este cambio en su físico puede deberse al inquietud de los últimos tiempos. Borja Thyssen al ser preguntado por el encuentro con su madre se puso muy nervioso y arrancó el coche dejando a su esposa fuera y es que no se sabe si Blanca estará al tanto de este encuentro y que opinión tendrá ella sobre la reconciliación con su suegra.
Y es que los problemas en esta familia parecen no tener solución, el tiempo dirá si los encuentros entre madre-hijo consiguen acercar posturas y resolver este conflicto.