Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Centre Pompidou de Málaga acoge el laboratorio de restauración de la Casa Natal de Picasso

El Centre Pompidou Málaga acoge el nuevo laboratorio de restauración de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros equipamientos museísticos y culturales, que se ocupará de los trabajos de conservación de las colecciones de ambas galerías y de la Colección del Museo Ruso San Petersburgo en Málaga.
La nueva instalación, presentada este martes por la concejala de Cultura, Gemma del Corral, y el director de la agencia, José María Luna, se caracteriza por su carácter polivalente, pues trabajará desde restauraciones de emergencia hasta tratamientos mínimos y de conservación preventiva.
Asimismo, las obras tratadas serán de distinta naturaleza: tanto cuadros realizados con técnica al óleo, acrílicos, acuarelas, técnicas mixtas, como esculturas en distintos soportes y obras gráficas con soporte celulósico.
La sala, de más de 100 metros cuadrados, está equipada con un microscopio óptico, medidor de ph, espesímetro, lápiz de vapor, carro de secado, prensa de usillo, selladora de poliéster, cortadora de paspartú, extractor de aire y diversos equipos individuales de protección y manipulación.
RESTAURACIÓN
La primera fase de trabajo en el laboratorio de restauración es la valoración y estudio del sistema más efectivo en cada caso, pues cada intervención conlleva un riesgo. Así, se plantea una metodología ordenada, razonada y coherente que permite efectuar una intervención.
Mediante las intervenciones mínimas se paraliza el proceso de deterioro en sus inicios, labor prioritaria del laboratorio ya que, debido a los riesgos, deben ceñirse a lo estrictamente necesario, asumiendo la degradación natural del paso del tiempo. Por ello, se rechazan los tratamientos demasiados intervencionistas que puedan agredir a la integridad del objeto.
En un tratamiento de restauración, una vez conocidas las causas y efectos del daño producido sobre la obra, se deben seguir una serie de pasos. El primero es la documentación gráfica y fotográfica de la misma, como base del posterior examen global, una prueba organoléptico con distinta radiación lumínica del campo visible y del invisible.
En un tercer paso, se analiza la estabilidad de los materiales que componen las distintas capas del objeto --soporte, capas de preparación, policromías, tintas y elementos sustentados-- para, por último, proceder a la puesta en marcha de los tratamientos propuestos, un proceso durante el cual se realizará una documentación constante y completa.
La inversión de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros equipamientos museísticos y culturales, cuyas responsables son Elisa Quiles, Laura Gaviño y Elena Robles, ha superado los 30.000 euros.