Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El futuro Cervantes de Shanghai acoge la primera colaboración de artistas España-China

La Sección Cultural del Consulado General de España en Shanghai, embrión del futuro centro del Instituto Cervantes en la metrópoli china, expone estos días su primer proyecto de colaboración entre artistas de España y China, con obras creadas específicamente para la ocasión.
La muestra, "Nuevos edificios para China" recoge, hasta el próximo 26 de abril, más de una veintena de imágenes tridimensionales generadas por ordenador y montajes fotográficos informáticos llevados a cabo, respectivamente, por la creadora española Alicia Framis y por el artista shanghainés Yang Yongliang.
Las obras de Framis, que se trasladó a Shanghai y vive allí desde hace dos años, proponen espacios imaginativos que ayuden a "vivir mejor", según explicó a Efe la propia artista.
"La exposición es el reflejo de lo que vivimos cada día: la construcción 24 horas (diarias), sin límite", lo que al mismo tiempo, en opinión de Framis, afecta a la calidad de vida pero también abre la posibilidad de encontrar "nuevas maneras de vivir".
Entre sus propuestas hay edificios con amplios espacios, esculturas de letras de gran tamaño que forman mensajes de optimismo en inglés, como "Lo mejor todavía está por llegar", o una "Plaza de los Hermanos y las Hermanas" que fomenta las relaciones sociales entre la actual generación de jóvenes chinos, que son hijos únicos.
"Queremos que el espectador tenga conciencia de lo que estamos viviendo en estos momentos, de que se está construyendo masivamente, pero al mismo tiempo hay una oportunidad de hacer algo nuevo, de que surjan nuevas ideas para vivir mejor", dijo Framis.
Por su parte, los montajes fotográficos de Yang Yongliang combinan imágenes de lugares emblemáticos de Shanghai con el tráfico de sus enormes autopistas elevadas y con nidos de grúas de construcción y de gestión de mercancías, que dan lugar a composiciones oníricas de ambiente casi apocalíptico.
"La vida moderna es muy cómoda y nos proporciona muchas facilidades en la vida, pero detrás de eso se esconde una gran crisis", aseguró Yang a Efe.
El artista shanghainés explicó que "las ciudades como Shanghai están viviendo un desarrollo muy rápido, pero el desarrollo también provoca contaminación y problemas de salud".
"Espero que mis obras contribuyan a que la gente se dé cuenta", concluyó Yang.