Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

César Oliva dirige en Madrid 'Las bicicletas son para el verano': "Necesitamos enfoques distintos sobre la Guerra Civil"

El dramaturgo César Oliva dirige en Madrid 'Las bicicletas son para el verano', obra con la que el teatro Fernán Gómez celebrará su 40 aniversario, que regresará al escenario catorce años después de su última reposición.
"Necesitamos enfoques distintos sobre la Guerra Civil que enriquezcan cualquier discurso", ha manifestado Oliva este miércoles 8 de marzo durante una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la puesta en escena de esta obra, que podrá verse en el teatro madrileño desde este jueves día 9 hasta el próximo 30 de abril.
La obra cuenta los avatares de una familia de clase media en Madrid durante la Guerra Civil y se enfoca principalmente en la perspectiva de Luis, el chico que pide a sus padres una bicicleta para ese verano del 1936.
En palabras del dramaturgo, la habilidad de Fernán Gómez está en narrar esta historia "en clave de comedia" porque muestra la visión de "una familia de clase media normalita sin ninguna implicación política que vive los avatares de la Guerra Civil desde el comedor de su casa".
"Esa habilidad le da también una vigencia extraordinaria porque no hay día en el que no aparezca un tema relacionado con la memoria histórica", ha resaltado Oliva, quien considera que nunca se habla demasiado acerca de este asunto. "Es raro el año que no se estrena una película o se publica una novela sobre la Guerra de Secesión de Estados Unidos", ha argumentado.
MODERNIDAD Y SIMBOLISMO
Según ha explicado, la novedad de esta puesta en escena reside principalmente en la "eliminación de elementos secundarios" para dar "más valor" a las historias de la familia que protagoniza la obra y mostrar su "conflicto vital", por lo que se han eliminado escenas y se ha reducido la duración final.
Asimismo, hay una "búsqueda de elementos simbolistas que evitan el peligro del costumbrismo y del casticismo que suele estar detrás de muchas escenas", que además consigue una obra "más moderna y accesible, que llegue de una manera más rotunda al espectador".
En cuanto al decorado, ha señalado que lo primero que ve el espectador es un escenario vacío con muebles al fondo, como parte de una "posible idea soñada" que lleva a pensar que hay aspectos "en el fondo de la memoria" que van a apareciendo.