Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienzan a salir a la luz los primeros detalles sobre la extorsión a John Travolta

El juicio por la extorsión a John Travolta comenzó sin su presencia, uno de los principales testigos. Un conductor de ambulación relacionado con el traslado del hijo del actor, fallecido en Bahamas en enero pasado, le exigió a la estrella de cine 25 millones de dólares a cambio de no revelar información privada relacionada con la muerte de Jett.  Para su chantaje utilizó  "a ciertas personas" que le comunicaron "la amenaza" a Travolta, según informó el Fiscal Jefe de Nassau.
"Se contactó a ciertas personas para comunicarle una amenaza a John Travolta", dijo Bernard Turner, fiscal jefe, en sus argumentos iniciales.
El conductor de la ambulancia, Tarino Lightbourne y la ex senadora Pleasant Bridgewater, principales acusados de los delitos de extorsión, se declararon inocentes de los cargos que se le imputan, aunque su defensa no presentó argumentos, ni explicaciones.
De acuerdo con la investigación policial, la supuesta confabulación de los acusados incluye un documento relacionado con el tratamiento de Jett Travolta, quien padecía una enfermedad crónica y quien murió el 2 de enero por convulsiones durante unas vacaciones con su familia en la isla Grand Bahama. 
El primer testigo del juicio, el inspector de la policía, Andrew Wells, aseguró que cuando llegó,  Jett de 16 años, estaba tendido dentro de la ambulancia y que Lightbourne le dijo que John Travolta quería que su hijo fuera trasladado directamente al aeropuerto, en lugar de llevarlo al hospital.
Well, además, declaró que el actor había firmado un documento, que lo probaba.
Otro de los testigos, el paramédico, Derrex Rolle, dijo que cuando llegó a la casa de Travolta, su hijo no respondía a ningún estímulo, ni tenía señales de vida.
En la primera jornada, sin embargo, no ha quedado claro, por qué Jett Travolta no fue trasladado al aeropuerto y por qué los acusados presuntamente creyeron que el actor les pagaría para mantenerlo en secreto.
Los servicios de emergencia se verían exculpados si se demuestra que la familia Travolta hubiese rechazado una ambulancia, aunque la policía asegura que no ocurrió así.
En el juicio está previsto que declaren 14 testigos, entre ellos, el actor, aunque los fiscales no han precisado la fecha de su declaración.