Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una disputa entre Disney y Cablevisión deja a millones de hogares sin Oscar

A menos que Cablevisión y Disney -la empresa dueña de ABC- resuelvan su disputa sobre tarifas en las horas que restan antes de que comience el show anual de entrega de premios, los televidentes del área se perderán la pompa de Hollywood y podrían quedarse sin algunos de los programas más populares como 'Lost' ('Perdidos') y 'Good Morning America'.
La ruptura de negociaciones entre ABC-Disney y Cablevisión es la más reciente de una serie de disputas similares entre las compañías de difusión y las empresas que dan el servicio de cable, como la querella que mantuvo el año pasado Time Warner Cable con FOX, de New Corporation.
El Gobierno se ha mantenido al margen de tales disputas y sus negociaciones, pero algunos legisladores y grupos de consumidores han demandado que la Comisión Federal de Comunicaciones intervenga para impedir que las audiencias se queden sin show.
Esta mañana ABC y Cablevisión publicaron comunicados en los que, por supuesto, se culpan recíprocamente por la falta de un acuerdo, pero señalaron que siguen las conversaciones, aunque no cesaron su intercambio de vituperios.
"A esta altura millones de hogares en el área de Nueva York tienen claro que Bob Iger, el ejecutivo principal de Disney, mantendrá a la audiencia de ABC como rehén para sacarle 40 millones de dólares a Cablevisión", sostuvo Charles Schueler, vicepresidente ejecutivo de Cablevisión.
Rebecca Campbell, presidenta y gerenta general de WABC-TV -la emisora local de ABC-, señaló en su comunicado que "esta situación ocurre después de dos años de negociaciones en las que hemos trabajado de manera diligente, hasta el último momento, para llegar a un acuerdo".
"Cablevisión se embolsó casi 8.000 millones de dólares el año pasado y los nuevos clientes, otra vez, no reciben lo que pagan". agregó Campbell. "Es tiempo ya de que Jim Dolan (presidente de Cablevisión) y la Dinastía Dolan tome las cosas en serio, sea justa, y haga lo que es correcto para nuestra audiencia".