Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Cela acuerda con el hijo del Nobel la cesión de bienes para cubrir la herencia

El presidente del patronato de la Fundación Pública Camilo José Cela, Román Rodríguez, y el hijo del Premio Nobel, Camilo José Cela Conde, han firmado este jueves un acuerdo para la terminación del procedimiento de ejecución de los títulos judiciales dispuestos por el Juzgado de Primera Instancia con la cesión de bienes que cubren la herencia legítima del escritor.
El pleito surgió como consecuencia de las decisiones sucesorias de Camilo José Cela, según las cuales dejó en herencia a su hijo un valor inferior a la legítima.
Según se desprende de la sentencia de 2010 y de las sucesivas confirmatorias de los órganos judiciales, se debe abonar a Cela Conde el tercio que le corresponde. Esa cuestión es la que recoge el acuerdo firmado este jueves, que no supondrá sobrecoste alguno para la Fundación dado que la resolución prevé el pago mediante la entrega de bienes.
El acuerdo incluye la entrega a Cela Conde de la Casa do Ferrocarril y de un total de 21 obras, una relación de bienes muebles que incluye dos tablas góticas y 19 piezas de arte de autores contemporáneos, entre las que destacan una cera sobre papel de Picasso y dos acuarelas de Miró.
APLAZADO 10 AÑOS
Por acuerdo de ambas partes, la entrega de material se aplaza durante 10 años, un periodo que será prorrogable año a año tras su conclusión. Durante este tiempo, los bienes permanecerán en posesión de la Fundación sin que esta tenga que pagar por ellos ninguna contraprestación.
Asimismo, las partes han convenido que los bienes permanezcan en la Fundación con el propósito de que se puedan destinar al cumplimiento de los fines fundacionales, teniendo en cuenta que las obras deberán permanecer en la sede de Iria Flavia.