Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno no adquirirá 'Felipe IV' de Rubens por falta de "disponibilidad presupuestaria"

La Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico, del Ministerio de Cultura, ha decidido no adquirir el único retrato conservado del rey Felipe IV realizado por Rubens en 1628, debido a la falta de "disponibilidad presupuestaria".
Este cuadro, del que no se tenía noticias desde hace 50 años, fue expuesto el pasado mes de noviembre en Feriarte por la galería Mercè Ros, encargada también de las negociaciones para la venta de la obra cuyos propietarios permanecen en el anonimato, tal y como ha adelantado 'El País'.
Fuentes del ministerio de Cultura han explicado a Europa Press que los motivos de descartar esta adquisición son principalmente económicos. Así, señalan que Cultura ya ha adquirido a lo largo de este año "importantes compras de arte" para el Museo del Prado y otras instituciones culturales y "no dispone de cantidades presupuestarias suficientes" para adquirirlo.
A ello se suma el hecho de que el actual Gobierno está en funciones y, por tanto, no cuenta con la opción de solicitar un crédito extraordinario para poder adquirirlo, según han añadido estas mismas fuentes.
En cualquier caso, la Junta de Calificación ha decidido esta semana otorgar al cuadro la condición de 'inexportable' como medida cautelar para que España no se desprenda de este patrimonio que el Ministerio de Cultura considera "de alto valor patrimonial". "Es una cuestión presupuestaria, porque se trata de un bien muy interesante", han reiterado.
El Estado contaba con un plazo de seis meses para poder adquirir de manera preferente la obra, ante la oferta de venta planteada por el coleccionista. El pasado mes de febrero, con el plazo a punto de concluir, la Junta de Calificación tomó la decisión de no adquirir la obra y comunicarlo a la galerista. Tras esta decisión, Mercè Ros será la encargada de gestionar la venta.
HISTORIA DEL CUADRO
Según explica la galería en su web, este cuadro se trata pues del único retrato del rey que se conserva realizado por la mano de Rubens, el retrato que en Amberes habría de servir de modelo de todas las copias que le solicitaban en las cortes europeas.
El retrato de Felipe IV es además el único representando al rey que está realizado sobre tabla "y sabido es que Rubens, como buen flamenco, realizó sobre madera sus obras de mayor empeño". Posteriormente el óleo sería transferido de tabla a lienzo tal y como ha llegado a nuestros días.
FELIPE IV EN SU JUVENTUD
Además de ser un original que se extravió, es el único que se conserva de los cinco retratos que Rubens pintó al monarca. Además, aporta el anecdótico legado de la única efigie del rey con un incipiente bigote y en la transición hacia un corte de pelo más largo.
Velázquez lo había retratado -al igual que Rodrigo de Villandrando lo hizo antes-- imberbe y con pelo corto. Sin embargo, a su vuelta de Italia en 1631, viaje que emprendió a los dos meses de la partida de Rubens, el rey ya ostenta el característico mostacho con perilla, mosca y melena.
Por este retrato de Rubens se conoce pues las facciones de la primera juventud de Felipe IV durante los al menos cinco años en los que no se conoce ninguna efigie hecha por Velázquez hasta el retrato del rey de castaño y plata.