Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El humor de Leo Harlem, protagonista de la apertura del festival junto a González Macho y su Espiga de Honor

El humor del vallisoletano Leo Harlem y la entrega de la Espiga de Honor al productor, distribuidor y presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, han protagonizado este sábado la gala de inauguración de la 56 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).
Leo Harlem, quien ha arrancado las risas del público pero también algunas notas --le ha invitado a cantar, con karaoke, una versión de la tradicional 'Americanos, os recibimos con alegría...'--, ha conducido una gala en la que, además de la habitual presentación de las secciones y las películas que las conforman así como los miembros del jurado, se ha rendido homenaje a González Macho.
El presidente de la Academia, cuyas palabras han ido precedidas de las de Manuel Gutiérrez Aragón, quien ha ensalzado lo "mucho" que González Macho ha hecho por el cine así como el amor recíproco que mantiene con la Seminci, ha recibido el reconocimiento de manos del presidente del patronato del festival y alcalde, Javier León de la Riva.
El productor y distribuidor, quien ha mencionado muchas de las cosas que ya había compartido por la mañana en su encuentro con los medios, ha reconocido deberle "mucho más" él a la Seminci que el festival a él y de nuevo ha apelado a los vallisoletanos a defenderlo por ser "magnífico".
"No dejen nunca que esto se les escape ni que lo calumnien", ha advertido antes de tener un recuerdo especial para quien fuera, durante muchos años, su director, Fernando Lara, y de reclamar una nueva Espiga, "aunque sea de hojalata", dentro de otros 25 años.
RECUERDO PARA GARCÍA BERLANGA
Al homenaje rendido a Enrique González Macho se ha sumado el que anualmente dedica el festival a todas las personas vinculadas con el mundo del cine y desaparecidas en el último año, entre quienes en esta ocasión se encontraban, entre otros, María Isbert, Liz Taylor y Luis García Berlanga, a quien se ha recordado con la proyección de un vídeo.
Los viajes y sus anécdotas, la nueva cocina, el Real Valladolid, las maravillas de Suecia y el propio festival han sido objeto de comentario por parte de Harlem, quien desde el principio se ha metido al público en el bolsillo y a quien han acompañado en el escenario en distintos momentos el actor irlandés Colm Meany, protagonista de 'El Perfecto Desconocido' y la actriz y también directora María Adánez.
En sus respectivas intervenciones, Meany ha recordado sus anteriores presencias en la Seminci y, además de a la película que defenderá mañana, ha tenido un recuerdo para su amigo el director serbio Goran Paskaljevic, el que más Espigas de Oro ha conseguido en la historia del festival, mientras que Adánez se ha mostrado "encantada" de que Valladolid sea el escenario de su debut en el mundo del corto con 'Directora 5ºB Escalera Derecha' tras los éxitos logrados por compañeros como Daniel Guzmán o Fernando León.
Ha sido precisamente este último otro de los invitados que, desde el escenario, ha tenido palabras de agradecimiento para un festival en el que hace 15 años debutó con 'Familia' --"fue mi puesta de largo como director"-- y con el que pasó a la madurez. "Si me hubiera tenido que hacer a medida un festival sería como este", ha señalado antes de reconocer que, además de proyectar el mismo tipo de cine, tendría "exactamente" el mismo público que la Seminci.
Sophie Auster, Fernando Guillén Cuervo y el vallisoletano Roberto Enríquez han defendido también las secciones Punto de Encuentro, la centrada en la Diversidad que patrocina la AECID y la tradicional Spanish Cinema.
DE LA ALFOMBRA AL VATICANO
Minutos antes del comienzo de la gala y como viene siendo tradicional por la alfombra roja han desfilado, hasta llegar al teatro Calderón, directores como Bigas Luna, encargado de leer en esta ocasión la carta del director; David Martín-Porras, Montxo Armendáriz o Fernando Méndez Leite.
A ellos se han unido Lluis Homar, Verónica Sánchez o Fiorella Faltoyano, además de los miembros del jurado, las consejeras de Agricultura y Cultura, Silvia Clemente y Alicia García, algunos de los Bomberos de Castilla y León que participaron en las labores programadas tras el terremoto de Haití y el actor y director italiano Nanni Moretti, cuya película 'Habemus Papam' ha inaugurado la 56 edición.
En unas breves palabras al público antes de la proyección, Moretti ha aclarado que la suya no es una película sobre el Papa sino sobre un Papa, al contrario de lo que imaginaba el público, porque uno de los desafíos del cine es, precisamente, "sorprender un poco" a los espectadores.
Su último largometraje no buscaba ser, por tanto, una película "realista" ni pretendía inventar el Vaticano, al Papa o los entresijos de un cónclave pero, como sucede en muchas otras de sus obras, sí ha pretendido hacer convivir el dolor y la comedia.
Así y con un "si alguien tiene algo que decir que sepa que tiene el permiso del director" ha concluido una larga gala que ha dado paso a la proyección de 'Habemus Papam', que competirá por la Espiga de Oro del festival.