Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hermitage de San Petersburgo conserva un copón que perteneció a Pere II de Urgell

La pieza está expuesta estos días en el Hermitage de Ámsterdam
El conservador del Museu de Lleida, Alberto Velasco, y el profesor de Historia de Arte Antiguo y Medieval de la Universitat de Lleida Francesc Fité han localizado en el Hermitage de Sant Petersburgo un copón que había sido propiedad del conde Pere II de Urgell.
Se trata de una pieza de orfebrería de una calidad excepcional, realizada en algún obrador de Barcelona, puesto que presenta el característico punzón de la ciudad, y se encuentra en un fantástico estado de conservación, ha informado este lunes el Museu de Lleida en un comunicado.
El copón, que mide 52 centímetros de altura y es de plata dorada, ha protagonizado la conferencia de Velasco y Fité 'El conde Pere II de Urgell (1348-1408) y las artes', en el Institut d'Estudis Catalans.
El copón está expuesto estos días en el Hermitage de Ámsterdam, donde forma parte de la exposición 'Spanish Masters from the Hermitage. The World of El Greco, Ribera, Zurbarán, Velázquez, Murillo & Goya'.
ORIGEN EN LONDRES
En 1901 la pieza se encontraba en Londres, en la colección de T.D. Gibson Carmichael, y en 1905, el anticuario Seligmann la vendió al Museo de la Escuela Stieglitz de Dibujo Técnico de San Petersburgo.
En 1925 fue transferida al Hermitage, y su uso religioso indica que procedía de alguna parroquia catalana, a la que debieron dársela los condes.
El copón está estructurado en tres partes: la base, un eje y un receptáculo eucarístico hexagonal. En la base, decorada con esmalte, está el escudo del
condado de Urgell, y la doble heráldica del conde Pere.
Los condes de Urgell hacían reproducir sus escudos de armas a los objetos que adquirían o intercambiaban y, de este modo, quedaban para siempre ligados a su persona.
La tipología de la pieza corresponde al habitual de los copones catalanes de los siglos XIV-XV, típica de los obradores barceloneses, con los característicos dos brazos serpenteados que salen del eje central y rematados con dos ángeles.
Tiene paralelismos con uno conservado en la Seu de Tortosa hasta el 1936; otro conservado hasta este mismo año en la parroquia de Cubells; uno conservado en el Museo Diocesano de Urgell, procedente de la catedral de la Seu d'Urgell y con un relicario del Museo del Louvre, de la antigua colección Rothschild.
Este copón es, junto con un portapaz procedente del monasterio de Sijena, el único testigo del importante conjunto de objetos preciosos que fueron propiedad de Pere II y Margarita de Montferrato y que regalaron a diferentes parroquias.