Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

John Goodmann, el gran espíritu de Lousiana al servicio de Tavernier

El actor estadounidense John Goodman (i) y el director francés Bertrand Tavernier (d) posan durante el pase gráfico de su película "In The Electric Mist". Foto: EFEtelecinco.es
"Me encantó trabajar en esa película porque ni siquiera tenía que desplazarme, me queda a media hora de casa. Tengo tantas raíces ahí como los personajes de Tavernier", dijo el actor, quien en el film interpreta el papel del villano, un productor de cine corrupto en conflicto con el "detective" Tommy Lee Jones.
"Quería sobre todo representar todo lo hermoso de esa tierra, antes y después del 'Katrina'", añadió Tavernier a su lado, quien se basó en una novela de James Lee Burke, alrededor de la figura de su caduco policía, íntegro y a punto de jubilarse.
Goodmann se deshizo en explicaciones acerca de los efectos del huracán Katrina en las vidas de la población: "Es algo más que la destrucción dejada a su paso, es como una montaña que permanece ahí, y ahí seguirá durante mucho tiempo, que nos olvidemos de ella".
La película de Tavernier es más que un relato sobre el detective que investiga los asesinatos en serie de guapas jóvenes del lugar.
"Es un paseo por su historia y sus paisajes, por sus héroes de ayer y las huellas dejadas por el Katrina", explicó el realizador, hablando con entusiasmo juvenil de la película con que concurre al festival, del que en 1995 se llevó el Oso de Oro con "L'Apat".
"In the Electric Mist" se detiene en los soldados confederados a la corrupción actual del mundo del cine, unos cuantos policías menos íntegros que Lee Jones y mucha poética y filosofía sobre las relaciones del hombre con esa tierra.
"Goodmann era la identidad de Lousiana que necesitaba", resumió Tavernier, el director tan absolutamente subyugado por el espíritu de esa región americana que por momentos se expresaba hasta mejor en inglés que en su francés natal.