Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jorge Brazalez, muy ilusionado con Miri en la presentación de su primer libro de cocina

Jorge Brazalez, el ganador de la quinta y última edición de "Masterchef" ya tiene su propio libro de recetas en el mercado, un compendio de su paso por el programa en el que comparte también las anécdotas que ha vivido en el concurso. Formentera le ha recibido con los brazos abiertos tras el triunfo, allí ha vuelto a su restaurante "El beso" hasta que en octubre empiece el curso en la Basque Culinary Center.
JORGE BRAZALEZ SOBRE SU RELACIÓN CON MIRI: "QUIÉN HA VISTO EL PROGRAMA SABE LA RELACIÓN TAN BONITA QUE HEMOS TENIDO Y LOS DOS ESTAMOS MUY FELICES"
CHANCE: Ya tienes un libro en el mercado, ¿satisfecho y contento?
JORGE BRAZALEZ: Es muy chocante y a la vez muy satisfactorio para mí tener de repente un libro en el mercado. Ha quedado precioso, cuento mucho de mi ciudad, de mi infancia y de mi familia que para mí es lo más importante, sin esa identidad yo creo no se puede llegar a hacer nada.
CH: ¿Volverías a hacerlo todo igual o cambiarías algo?
J.B: No cambiaría nada de lo que he hecho en el programa. De mi vida en otros ámbitos sí, pero del paso por el programa como me he comportado sin meterme en muchos líos ni shows, me ha gustado mucho, sobre todo por el orgullo que siente de mi familia. Se ha convertido en el único tema en casa, ha sido una etapa tan rica que nos gusta mucho recordarla.
CH: ¿Qué cosas cambiarías de tu vida anterior?
J.B: En el deporte hubiera hecho cosas diferentes como no cambiar tanto de equipo y aguantar más en otros. Me ha gustado ser constante. Entré en el programa con la idea clara de ser perseverante, que era mi tendón de Aquiles. Antes siempre cambiaba de sitio para buscar novedad y experiencias nuevas.
CH: ¿Y el restaurante Increíble?
J.B: Sería increíble tenerlo, llevo pensando en ello desde hace años, los dueños de "El Beso" pueden decirlo, siempre he tenido la inquietud de montar algo con ese nombre. Es una palabra que uso a menudo y me gustaría que algún día la gente saliera de mi restaurante diciendo que ha sido una experiencia increíble.
CH: Menuda acogida te hicieron en "El beso", el Atlético de Madrid te mandó un detalle y todo.
J.B: Fue muy especial seguir unido al fútbol de forma diferente, tengo muchos compañeros en ese mundo, ha sido mi vida. Sin esos cambios de ciudad no hubiera adquirido la madurez que me ha permitido ganar "MasterChef". La competición y el deporte tienen muchas cosas en común, haciendo deporte he aprendido muchas cosas que son importantes para otras cosas en la vida.
CH: También tienes la faceta de modelo
J.B: Me gusta pero no he hecho demasiadas cosas, sólo he desfilado una vez hace cuatro o cinco años con un amigo diseñador Roberto Echeverría en Cibeles.
CH: ¿A quién te gustaría cocinar?
J.B: La persona a la que más me gustaría cocinarle es a mi abuela que ya no está, no sé qué receta le haría, las habas le gustaban muchísimo, de niños pelábamos todos con ella en Granada. Tengo una pena especial porque no haya visto todo esto.
CH: Te ha salido una legión de seguidoras. Alguna se ha podido espantar porque has dejado claro que no te ves comprometido.
J.B: No, comprometido es una cosa que siempre me ha costado estar, en esta edición he conocido a Miri, ha sido muy especial todo, nos tenemos mucho cariño y ya veremos qué pasa en un futuro.
CH: No te han gustado mucho los últimos titulares que se han escrito sobre vosotros.
J.B: Todo bien, quien ha visto el programa sabe la relación tan bonita que hemos tenido y los dos estamos muy felices
CH: ¿Qué dice tu madre de todo esto que te está pasando?
J.B: No se lo termina de creer, es la persona que menos acepta todo esto y eso me ayuda a tener los pies muy en el suelo, como siempre. Los cambios del año pasado a este son tan grandes que cuesta asimilarlos y más a mi madre que es de poco a poco.
CH: ¿A qué público va dirigido este libro?
J.B: He usado técnicas de vanguardia pero guardo bastante relación con la tradición, con la cocina de producto y de origen y salvaje, un poco. Está en sintonía con la de Pepe Rodríguez, y por eso han sido tan importantes sus comentarios y sus puntos de vista campechano y natural. Porque creo que mi cocina va enfocada a gente que puede hacer recetas sencillas y, simplemente, pueden darle su toque y hacerlo como a ellos les gustaría comerlo. Espero que no las sigan a rajatabla y le den su aire.
CH: ¿Cuál es tu receta favorita?
J.B: No sabría decirlo porque tengo mucho cariño a la que me permitió entrar en el concurso (solomillo con salsa de dátil y patata). Siempre será especial porque la repetí en una versión más potente durante el programa y fue la más votada. Destacaría ese.
CH: ¿Qué planes tienes para este verano?
J.B: Nunca he sido de hacer planes a largo plazo, pero ahora los tengo. Estoy en Formentera, en el Beso Beach, y hemos abierto otro local con terraza donde se puede cenar. He elaborado la carta y tengo bastantes platos que termino yo en la mesa. En octubre empiezo en San Sebastián el curso de la Basque Culinary. Seguiré formándome para el día de mañana tener mi propio restaurante.
CH: ¿Cómo ha sido tu encuentro con la fama y ser tan popular?
J.B: En esa parte tengo un poco de ventaja porque cuando jugaba en Cali, el equipo de Colombia, vivía un estado similar. Esto es mucho más especial porque es en mi país y donde llego a más gente que con el futbol. No solo llego a niños sino también a personas mayores. He recibido mensajes de personas a las que les he hecho más llevadera su estancia en el hospital. Es un lujo y lo haré siempre porque es un placer corresponder ese cariño tan fresco y tan incondicional.
CH: Entre esos planes de futuro, ¿figura la televisión?
J.B: Me gustaría combinar la televisión y la cocina porque es una forma muy bonita de llegar a la gente y a muchas casas. No tengo plan establecido pero sería increíble un programa de cocina en el futuro. No a un gran nivel, sino más humilde, para poder conectar con la gente o con jóvenes que empiecen a querer cocinar.
CH: ¿Cómo estás llevando verte en portadas de revistas y que la gente tenga interés en tu vida privada?
J.B: Es muy chocante porque es un cambio muy grande que no me había imaginado, ni aun ganando el programa, esta repercusión. Estoy muy contento pero, a la vez, muy normal. La gente me ve en Formentera descalzo y me dicen que sigo igual que el año pasado. Soy la misma persona, aunque haya ganado un programa de prestigio.
CH: ¿Quién es tu referente?
J.B: La inspiración que me transmite Jaime Oliver es muy importante. Es un cocinero de prestigio mundial pero me sorprende su cercanía. Tiene un programa que suelo ver. Me gustan mucho los puestos que monta en cualquier sitio y con sus manos hace recetas increíbles, con una frescura que me subyuga ver.
CH: Habías comentado que te ibas a hacer un tatuaje para celebrar tu triunfo
J.B: Solo tengo un tatuaje ahora mismo, que pone "familia siempre primero", que para mí es lo más importante. Quiero grabarme la fecha en la que fui campeón, no sé si la que fui campeón o la que se supo que gané. Creo que será la primera: 21 de abril, que es cuando lo viví todo. Ha sido muy raro estar todos estos meses escondiendo la final y el resultado. Lo hice por respeto, porque no hubiera estado bien decírselo a nadie porque hay un trabajo muy grande de profesionales.
CH: Hablabas del buen rollo que existía entre los compañeros durante el programa, ¿qué relación tenéis actualmente?
J.B: No sé si se ha dado en alguna edición anterior, pero en ésta ha sido especial por la energía y lo compatibles que hemos sido. Apenas hemos tenido ningún problema. Seguimos teniendo mucha relación, nos visitamos a menudo y siempre es un placer escuchar un mensaje de alguien que se acuerda de la convivencia por un plato que ve. Creo que eso no va a cambiar. Tenemos un grupo de WhatsApp donde nos mandamos cosas muy amenas y agradables.