Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lindsay Lohan no empieza con buen pie el servicio comunitario

Esta ha sido una semana difícil para Lindsay Lohan, pero parece que esta chica no aprende. Y es que a pesar de haberle dado una segunda oportunidad para que cumpla con su servicio comunitario como parte de su condena, la joven no empezó con buen pie.
El jueves comenzaba su primera jornada en la morgue. La expectación era máxima tanto dentro como fuera del centro, pero la chica llegó tarde. Un 'descuido' que si se produce en una alfombra roja es simplemente una anécdota, pero que en estos casos no se perdonada.
Tanto es así, que cuando la joven entró en la oficina del forense de Los Angeles, cuarenta minutos tarde, fue expulsada y mandada de vuelta a casa.
Al día siguiente, Lohan aprendió la lección y llegó al centro antes de las ocho de la mañana, pero tampoco supo dar en el clavo con sus actuaciones. Y es que tras haber recibido la orientación necesaria para comenzar su andadura comunitaria, comenzó el trabajo.
Según aseguran varios medios, la joven puso todo su empeño lavando la ropa sucia del personal y limpiando inodoros. Hasta aquí todo perfecto, pero a eso de las 11 de la mañana, un repartidor apareció en el centro con una bandeja de pasteles.
Lohan había encargado los dulces para pedir perdón a los encargados por su descuido el día anterior. Sin embargo, los oficiales de la morgue no aceptaron los pasteles y se tomaron el detalle con mal humor, según cuenta 'TMZ'.