Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia Lorca no quiere que la apertura de la fosa se convierta en un "espectáculo mediático"

"Ni queremos ni podemos oponernos a una decisión judicial, pero queremos dejar clara nuestra posición, como hemos hecho siempre", ha manifestado la sobrina nieta del poeta, que mantiene que siguen siendo "reacios" a la posibilidad de que se abra la fosa. Sin embargo, los familiares de Federico García Lorca no quieren que la posible apertura de la fosa común, en la que supuestamente está enterrado el poeta granadino junto a otros fusilados, se convierta en "un espectáculo mediático".
 
El pronunciamiento de los Lorca se produce después de que la familia de Dióscoro Galindo, el maestro supuestamente enterrado junto al poeta, formalizara el pasado día 10 ante la Audiencia Nacional su petición de que se exhumen sus restos. Esa solicitud la hicieron extensiva a la del banderillero Francisco Galadí, cuyos restos también descansarían en la misma fosa común entre las localidades de Víznar y Alfacar.
Ante la posibilidad de que un proceso judicial concluya con la búsqueda y posterior exhumación de los restos del enterramiento donde se encontraría Lorca, la familia ha manifestado su "respeto" por los deseos de todos los familiares de las víctimas para ejercer su derecho de decidir qué hacer con los restos de sus antepasados. No obstante, y aunque la última palabra depende de una decisión judicial, los familiares de Lorca han reiterado su deseo -que consideran "tan legítimo como el de otros familiares"- de que los restos del poeta "reposen para siempre donde están".
Vicenta, Manuel y Concha Fernández-Montesinos García y Gloria, Isabel y Laura García-Lorca de los Ríos suscriben el comunicado, en el que consideran que ésta sería "una forma de preservar el barranco de Víznar como lugar de la memoria colectiva, pública y civil". Para los Lorca, una "exhumación parcial" en el barranco de Víznar "desvirtuaría" el lugar y la memoria histórica de lo que ocurrió, por lo que siguen siendo partidarios de que "la fama de Lorca sirva para proteger ese lugar como lugar de la memoria pública" contra "la salvaje represión que se llevó a cabo en Granada", según ha explicado Laura García-Lorca.
Familiares de los enterrados con Lorca
La nieta de Dióscoro Galindo ha recordado que hace varios años que los allegados al maestro comunicaron la intención de exhumar los restos de su antepasado "con total discreción". Nieves Galindo, que en cualquier caso se ha mostrado "satisfecha" con el que considera un cambio de actitud de la familia Lorca, ha insistido en que, tras la decisión de Garzón de pedir información para elaborar un censo de los desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo, "lo lógico" era que permitieran la exhumación.
"Me hace mucha ilusión el no tener ya trabas y tener ahora simplemente que estar pendientes de que el juez nos diga cuándo podemos hacerlo", ha asegurado la nieta del fusilado, quien no cree que la exhumación de su familiar conlleve que se desvirtúe la memoria del poeta.
 
 KOD