Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luisgé Martín dice que "si Allende hubiera sido hoy presidente, sería como Lula"

Luisgé Martín ha investigado a fondo la historia reciente de Chile y la biografía de Salvador Allende para poner en pie su nueva novela, "Las manos cortadas", una obra que gira en torno a la figura del presidente chileno, "uno de los políticos más nobles y entregados del siglo XX".
"Hay pocos políticos tan capaces de defender de una manera tan brutal sus ideales, hasta el punto de entregar su vida por ellos", ha asegurado hoy Luisgé Martín en una entrevista con Efe, en la que habla de su nuevo libro y de la reflexión que hace en él sobre la ambición y el engaño, la traición y la facilidad con que se manipula a veces la historia.
La trágica muerte de presidente chileno, derrocado por el golpe militar de Pinochet en septiembre de 1973, "lo hace de alguna manera incomparable", pero Luisgé Martín (Madrid, 1962) cree que si Allende hubiera gobernado hoy, su programa hubiera sido "muy distinto", aunque "su actitud de diálogo, de tolerancia y de intentar mejorar el país habría sido la misma".
"Si Allende hubiera sido hoy presidente, se habría parecido probablemente a Lula da Silva, es decir, alguien mucho más pegado a una doctrina socialdemócrata, pero no habría tenido que luchar contra la brutalidad con la que se le atacó desde antes de llegar a la presidencia", asegura.
En su nueva novela, publicada por Alfaguara, Luisgé Martín abandona el carácter intimista de sus anteriores libros, en los que de alguna manera estaba "liquidando fantasmas", para "pasar página" y meterse de lleno en una obra de intencionalidad política, cuyo origen está en un documental sobre Salvador Allende que el autor vio hace años en el Festival de Cine de San Sebastián.
A caballo entre la novela de intriga y el libro documental e histórico, "Las manos cortadas" tiene como protagonista y narrador al propio Luisgé Martín, aunque él asegura que su personaje "no se parece "en casi nada" al de la vida real.
El narrador acude en Santiago de Chile a una misteriosa cita en la que le serán entregadas unas cartas inéditas de Salvador Allende, escritas días antes de su muerte, el 11 de septiembre de 1973, que podrían destruir la imagen de quien fue uno de los políticos más singulares del siglo XX.
La investigación de lo que puede haber de verdad en esas cartas llevan a Luisgé Martín a recorrer parte de Chile, para reconstruir la vida de Allende y de algunos de los personajes -ficticios en su mayoría- que rodearon su existencia. Los hechos que se narran, sin embargo, son verdaderos.
"Yo no he querido hacer una novela sobre Chile, ni siquiera concretamente sobre Allende y el golpe de Estado, un episodio que, salvando las distancias, conmocionó a toda una generación, y significó algo parecido a lo que la Guerra Civil española supuso para generaciones anteriores: una metáfora de una lucha que se estaba desarrollando en el mundo", afirma el escritor.
De 1970 a 1973 Allende intentó hacer la revolución "de una manera completamente distinta, sin violencia, usando los mecanismos de la democracia" y, al margen de los errores que él cometiera, -"yo nunca he sido marxista, asegura el autor- "el problema es que no podemos ni siquiera evaluar lo que Allende habría sido capaz de hacer porque no le dejaron desde el primer momento".
"Antes de que Allende tomara posesión como presidente, Nixon ya dio orden de estrangular la economía chilena", señala el autor de "Los amores confiados", quien, tras la completa investigación que realizó para escribir su nueva novela, asegura: "Se dice que George Bush ha sido el peor presidente de Estados Unidos, pero estoy convencido de que Nixon fue mucho peor".
Consciente de que la figura de Allende tiene sus detractores, el escritor concluye: "A mí me sigue fascinando llegar a Chile y ver que hay gente que todavía se emociona pensando en Pinochet, igual que en España me asombra que todavía haya gente que se considere franquista. No entiendo que alguien pueda declararse fan de un asesino", concluye.