Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario Gas y Roger Peña crean un "Frankenstein político" en la sátira 'El recanvi' en el Borràs de Barcelona

El director teatral Mario Gas y el autor Roger Peña juegan a "construir un Frankenstein político" con la sátira teatral 'El recanvi', de Entresòl Produccions, que podrá verse del 16 de marzo al 3 de abril en el Teatre Borràs de Barcelona, donde desnudan corrupción y poder con la interpretación de Iván Morales y Mia Esteve.
En rueda de prensa este lunes, Peña ha explicado que la obra propone la creación de un líder político desde la nada: "Un hombre gris, transparente y sin ser peligroso para nadie es puesto al frente de un aparato político".
"Pretende ser una fábula y una sátira sobre la capacidad corruptora del poder y el germen de la maldad que todos llevamos dentro esperando a que alguien nos sepa sacudir", ha explicado Peña, que aspira a poner sobre la mesa que los hilos están movidos por personas sin rostro desde arriba.
MERAS MARIONETAS
"La gente que nos ponen a dirigir, Pedro Sánchez, Mariano Rajoy y Angela Merkel, son meras marionetas controladas por poderes como el Club Bilderberg, la Iglesia y poderes fácticos que dirigen nuestras vidas, y éstos no son nada más que sus secretarios", ha explicado Peña, que en su comedia trata conseguir que uno de estos secretarios sea lo más popular posible.
Peña ha avisado de que este personaje no es ni Albert Rivera ni Pablo Iglesias, aunque la obra sí apunta el hecho de que hay nuevos grupos políticos, mientras que Mario Gas ha señalado que lo más interesante de la obra "no es tanto la crítica coyuntural de algunas nuevas formaciones aparecidas frente a la política convencional, sino sobre estos poderes fácticos".
Gas ha considerado que el control por parte de estos poderes es "la terrible historia que se vive en las democracias occidentales", y que se pone de manifiesto en un diálogo muy rápido, ágil y con mucha mala leche, donde al final uno de los dos personajes es el gran perdedor.
"No es una crítica a aquellas fuerzas emergentes que intentan devolver el poder asambleario al pueblo, sino a las estructuras que se infiltran para pervertir este poder", ha explicado Gas, convencido de que la manipulación política puede proceder de lugares muy sofisticados con tal de que el poder continúe en manos de las élites.
Gas ha celebrado "la feliz coincidencia" que supone que la obra llegue en el actual momento político, y ha avisado de que la obra plantea el tema de la metáfora, sin nombres concretos, de modo que los espectadores deben encontrar los eslabones.
VIOLENCIA DE GÉNERO
Roger Peña estará los días antes, del 2 al 13 de marzo, en el Borràs con la propuesta 'Ningú et coneix com jo', interpretada por Mírim Marcet y Xavi Saez, que es un trhiller psicológico con un trasfondo volcado en la violencia de género, el amor, el desamor y la posesión.
El espectáculo se sitúa en una morgue donde se va a realizar una autopsia: "Las cosas cambian de repente", ha avisado Peña, que ha invitado al espectador a descubrir que nada es lo que parece.
La idea de esta pieza se le ocurrió viendo un documental sobre la profesión forense, donde una de las entrevistadas explicaba que uno de sus sueños recurrentes era que se le despertaba un cadáver: "He jugado con el factor onírico de este mundo", ha dicho Peña, que juega totalmente con las emociones en este duelo de actores.