Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

McCartney quiere mostrar al mundo la faceta más psicodélica de los Beatles

En declaraciones a un programa de radio, recogidas por la prensa británica, McCartney explica que el tema, de 14 minutos de duración, es un conjunto de efectos psicodélicos, ruidos, música y gritos que muestra al conjunto de Liverpool "libre, yendo fuera de pista".
"Carnival of light", convertida en objeto de culto para los seguidores más acérrimos, fue grabada en los estudios de Abbey Road en Londres en 1967, y nunca llegó a salir a la venta porque tres de los cuatro Beatles -menos McCartney- consideraron que era demasiado atrevido.
Estaba destinado a un festival de música electrónica
Según ha explicado Sir Paul, fue él mismo quién pidió a sus compañeros que tocaran libremente, experimentando, durante bastantes minutos para componer un tema que le había encargado su amigo Barry Miles para un festival de música electrónica que iba a celebrarse en la mítica sala Roundhouse del norte de Londres.
Los Beatles sólo llegaron a interpretar la composición una vez, en ese festival, hace 41 años, y aunque estuvo a punto de incluirse en su Antología de 1996, al final se descartó. McCartney ha dicho al programa "Front Row" de la BBC, que se emitirá la próxima semana, que sospecha que "ha llegado la hora de que el tema tenga su momento".
Entre el batiburrillo de música y ruidos improvisados, incluidos órganos eclesiásticos, se oye a McCartney y Lennon preguntando, "¿Estáis bien?", y gritando: "¡Barcelona!".