Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Morente Más Morente': emotivo homenaje a la memoria del cantaor

La familia de Enrique Morente adquirió todo el protagonismo en el concierto que se celebró el pasado domingo para cerrar el ciclo de homenaje a la memoria del maestro 'Morente Más Morente'. Estrella, Soleá y José Enrique Morente compartieron el escenario en el Circo Price que en los dos días anteriores habían llenado en la liturgia de su memorial Pepe Habichuela, José Mercé, Tomatito, Miguel Poveda, Eva Yerbabuena, Dorantes, Pitingo, Diego Carrasco y Tomasito, Argentina, Arcángel, Carmen Linares y Farruquito.
Hace poco más de tres años, Enrique Morente fallecía de forma inesperada, después de una intervención quirúrgica. El cantaor estaba, quizás, en el momento de mayor esplendor de su prestigio como artista, reconocido ya como renovador y divulgador del flamenco. Pero su legado sigue, si cabe, más presente que nunca.
TRIBUTO AL MAESTRO
La familia Morente Carbonell, con sus tíos Montoyita a la guitarra, Antonio Carbonell y Ángel Gabarre al cante y las palmas y sus primos Monti a la guitarra y Popo al baile y las palmas, ha salido de la oscuridad de su duelo para volar sobre los melismas y las letrillas que él cantó tantas veces.
En el acto, presentado por El Gran Wyoming, el primero de los hijos en actuar fue José Enrique, "Kiki", que, con su propia guitarra, cantó letras de Picasso, del disco de su padre "Pablo de Málaga", y dio paso a su hermana Soleá, que, acompañada de Antonio Arias (Lagartija Nick) meció con su voz larga y ancha una preciosa nana y un tema de su primer disco, "Encuentro".
Luego salió Estrella, que cantó sola, a capella y vuelta hacia la foto de su padre, una bambera, los "cantes de columpio" que su padre le enseñaba y, ya con los músicos y su hermano dándole compás, malagueñas y siguiriyas.
"Vamos a intentar dar lo mejor de nosotros mismos, pero no es fácil tener serenidad porque estamos muy emocionados. No se puede cantar, bailar y tocar mejor que lo que lo han hecho todos los que han pasado por aquí. Hemos hecho este memorial ya casi obligados por tantas almas que recuerdan al máximo creador del cante flamenco", dijo Estrella.
Acto seguido llamó a su hermana y juntas interpretaron las bulerías de Antonio Machado que su padre cantaba, y, en una emotiva improvisación, "sones de la casa" a los que se sumó "Kiki". Para terminar, Aurora Carbonell subió al escenario para recibir un ramo de flores que agradeció entre lágrimas y ofreció a su marido, presente en una enorme fotografía.
Familiares y amigos, como es el caso de Javier Conde -casado con Estrella Morente-, Enrique Ponce acompañado de su suegro Victoriano Valencia y no de su mujer Paloma Cuevas, Mercedes Milá, Ana Rosa Quintana y su marido Juan Muñoz, y Fernando Trueba, quisieron estar presentes en este emotivo tributo.