Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morgan vigila el Guggenheim

Basta una mirada de Morgan y las palomas huyen despavoridas. Este águila Harris es responsable de espantar a todo ave que quiera posarse o anidar en la piel de titanio. Las palomas saben que Morgan es ave de bajos vuelos y esperan desafiantes en la cornisa. Cuando bajan al suelo, allí se lanza Morgan. En cuanto bajan al suelo, allí se lanza Morgan. Sus criadores buscan que no ataque a las palomas, su misión de ave rapaz es sólo ahuyentarlas. En pleno siglo XXI la cetrería sigue siendo el mejor método para espantar a las molestas aves.