Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director del Museo de Altamira, despedido en la intimidad familiar

El que fuera director del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira durante 25 años, José Antonio Lasheras, ha sido incinerado este domingo en Burgos en la intimidad familiar.
Su familia ha agradecido las muestras de afecto que está recibiendo tras el fatídico accidente de tráfico del pasado viernes en la provincia burgalesa, en el que el arqueólogo perdió la vida y su mujer resultó herida grave. La familia ha comunicado además que celebrará un acto de despedida en su memoria, del que informará más adelante.
También el Gobierno de Cantabria ha anunciado su intención de promover un reconocimiento a Lasheras por su "importante trayectoria" al frente del Museo y Centro de Investigación de Altamira. Los trabajadores del museo celebraron el pasado sábado un minuto de silencio.
El accidente se registró el viernes por la tarde, pasadas las 17.30 horas, en la N-627 a la altura de la localidad burgalesa de Quintanas de Valdelucio, donde el coche en el que viajaban Lasheras y su mujer chocó frontalmente con otro vehículo.
José Antonio Lasheras, nacido en Barcelona en 1956, llevaba al frente del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira desde 1991 y es el máximo impulsor del proyecto de la llamada 'Neocueva', que se abrió en 2001 y está considerada la reproducción más fiel que existe de la original y muy similar a como se conocía hace 15.000 años.
Licenciado en Filosofía y Letras, antes de llegar al Museo de Altamira formó parte del Museo de Zaragoza dedicado a la arqueología provincial romana y fue museólogo en la Subdirección de Museos Esttatales del Ministerio de Cultura hasta 1990.
Conservador de Museos del Estado, es autor de múltiples publicaciones científicas y divulgativas sobre arte rupestre, el paleolítico superior y sobre museología, así como centradas en la Cueva de Altamira, ubicada en Santillana del Mar y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1985.