Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín dice que Oasis no tocará en China por "problemas económicos"

El Gobierno chino desvinculó hoy la cancelación de los conciertos de Oasis al apoyo del grupo británico a la independencia del Tíbet, y señaló que la anulación se debe a los "problemas económicos" de los organizadores.
"Según los organizadores, la actuación fue cancelada por los problemas económicos de la propia organización", señaló hoy en una rueda de prensa el portavoz de turno del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Qin Gang.
"Las autoridades pertinentes del Ministerio de Cultura han pedido al organizador que les facilite una información más detallada", agregó el portavoz.
La respuesta del Gobierno chino contrasta con la información difundida por los promotores de Oasis, que señalaron que la cancelación de los dos espectáculos se debe a que los hermanos Noel y Liam Gallagher habían actuado en 1997 en Estados Unidos en un acto favorable a la independencia del Tíbet.
Qin dijo "no estar al corriente del pasado de los componentes de esta banda", en referencia a ese concierto.
Los dos conciertos en China estaban previstos el 3 de abril en Pekín y el 5 de abril en Shanghai.
Contactados por Efe, ninguno de los organizadores en Pekín o Shanghai estaban hoy disponibles para comentar el motivo de la cancelación.
El año pasado el Gobierno chino condenó la actuación de la cantante islandesa Bjork, después de que ésta gritara "Tíbet libre" en una actuación en Shanghai.
El conflicto del Tíbet, una región que vivió periodos de autonomía antes de que en 1950 llegaran las tropas comunistas chinas, es uno de los más delicados para el régimen del Partido Comunista de China, y más este año, cuando se cumple el cincuentenario del levantamiento tibetano fallido contra Pekín.
En cuanto a la situación en el Tíbet, donde los activistas culparon a las fuerzas chinas de disparar a un monje budista que se estaba quemando a lo bonzo el pasado fin de semana, un extremo que Pekín ha negado, el portavoz Qin dijo "no estar al tanto de la situación".
Sin embargo, añadió que "el gobierno local (del Tíbet) tiene derecho a salvaguardar la estabilidad y el orden social de acuerdo con la ley".