Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Reyes Felipe y Letizia con el presidente de Honduras y su esposa

Sus Majestades los Reyes Felipe y Letizia recibieron con un almuerzo en La Zarzuela al presidente de Honduras, Orlando Hernández y a su mujer Ana García. Se trata del segundo mandatario internacional al que recibían los monarcas desde que Felipe VI fue nombrado Rey.
Además del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de los presidentes del Senado y del Tribunal Constitucional; de los ministros de Exteriores, Fomento e Industria, así como de las autoridades autonómicas y locales, los Reyes invitaron al almuerzo oficial a otras personas vinculadas con España y Honduras que nunca se imaginaron que serían invitadas a este acto.
Entre los invitados no habituales, estaban el escritor Javier Reverte, autor de 'La trilogía de Centroamérica'; el poeta Ramón García Mateos, premio iberoamericano de poesía; la arqueóloga María García Hernández, experta en las ruinas de Copan, y Luisa Fuentes, comisaria artística.
Además, Don Felipe compartió mesa con un médico hondureño que trabaja en el hospital La Princesa, el doctor Abelardo Aguilera, y con una española que preside una ONG afincada en Honduras, Cristina Rubio.
Al almuerzo también asistieron otros invitados habituales, como los presidentes de CEOE y de CEPYME, el director de la Real Academia Española y el del Instituto Cervantes, así como empresarios y representantes de medios de comunicación. Entre estos últimos, asistió el director de ABC, Bieito Rubido. En representación del PSOE, acudió la secretaria de Relaciones Internacionales,*Carme Chacón.
La reina Letizia, fiel a su costumbre de reciclar vestuario, llevaba uno de sus clásicos vestidos entallados de Felipe Varela que estrenó ya hace unos años, en color fresa y un maquillaje más marcado de lo habitual. Como complementos, zapatos negros de tacón y cinturón negro.