Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Wagner más desconocido llega el Teatro Real con una "hilarante crítica al puritanismo alemán"

El coliseo madrileño acoge 'La prohibición de amar', "rareza" del compositor que refleja la "hipocresía" y tensiones entre norte y el sur
El Teatro Real de Madrid acogerá entre el próximo 19 de febrero y el 5 de marzo un total de nueve funciones de 'La prohibición de amar' ('Das Liebeverbot oder die Novize von Palermo'), una ópera escrita por Richard Wagner en su juventud que se presenta como una "hilarante crítica al puritanismo alemán" y un "elogio al hedonismo".
Bajo la dirección musical de Ivor Bolton y la dirección de escena de Kasper Holten, el Teatro Real presenta esta obra, realizada en coproducción con la Royal Opera House Covent Garden de Londres y el Teatro Colón de Buenos Aires.
El director del coliseo madrileño, Joan Matabosch, ha asegurado este martes durante la presentación de la obra a los medios que se trata de una "auténtica rareza" que dejará "boquiabierto" al espectador, puesto que "desmonta los tópicos" que giran en torno a la obra del maestro alemán. El desconocimiento popular de esta obra y la "visión sesgada" que se tiene de Wagner se entiende por la ofensa "lasciva" e "inmoral" que se percibió en esta obra, lo que llevó a esconderla "en un cajón".
El director de escena describe esta obra como una ópera "divertida, cómica y una verdadera opereta" llena de momentos entretenidos que creó a partir del texto de William Shakespeare 'Medida por medida', y que trasladó a Sicilia para criticar el "puritanismo alemán" hasta el punto de "rozar el ridículo".
Holten ha explicado que las principales razones por las que 'Das Liebeverbot' es hoy en día una obra "fresca" que se mantiene "vigente" es, además del "encanto de la composición", que lleva al espectador a olvidarse del nombre del compositor, elementos cercanos como los sentimientos y las relaciones humanas y la "hipocreasía" que encarnan los representantes políticos, quienes "exponen una serie de valores que ellos no están dispuestos a seguir".
Asimismo, más allá de la invitación que realiza Wagner a reirse de uno mismo, el alemán muestra la tensión entre el norte y el sur de Europa y lanza un mensaje con ánimos de "reconciliación". En este sentido, el director de escena ha indicado que esta ópera anima a trabajar por destacar lo que une a los europeos, y no tanto las diferencias que separan al continente. "La ópera forma parte de un patrimonio cultural común", ha destacado Holten, quien anima a invertir en esta disciplina para potenciar los valores europeos.
"ESTRENO DESASTROSO"
Holten ha destacado que se trata de una obra "fantástica" que Wagner escribió cuando solo contaba con 21 años, en un momento en el que era un "joven buscando su estilo". En este sentido, Ivor Bolton destaca influencias tan variadas como Bellini, el romanticismo alemán, composición francesa o el bel canto.
Una de las anédotas curiosas en torno a esta obra es el "estreno desastroso" que tuvo en marzo de 1836, en en Stadttheater de Magdeburgo, tal y como ha señalado Bolton. "La mitad de los cantantes no se conocían el papel y además hubo peleas entre bambalinas. Su juventud hizo que tolerara cosas que no tenía que haber tolerado", ha relatado.
No obstante, su falta de experiencia no se dejó notar en la creación de la obra, a que el director musical se refiere como una "historia muy sólida e interesante, muy bien hecha y con momentos fantásticos y la solidez del Wagner maduro", así como una "orquestación que demuestra un gran virtuosismo".
Según relata Bolton, el objetivo de Wagner en todo momento era "hacer carrera", a pesar del momento convulso por el que pasaba Europa. En este sentido, Holten ha hecho referencia a la imagen de Wagner como transmisor del nacionalismo alemán: "No se puede hablar de una manera simplista, en su obra hay muchos elementos y, entre ellos, una gran empatía y comprensión hacia los perdedores, y eso es lo que interesa".