Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cocineros en pie de guerra

Los miembros de la Asociación de Cocineros Euro-Toques, presidida por Pedro Subijana y que cuenta con unos 800 miembros en España, creen que las críticas de Santamaría a la cocina de vanguardia sólo tratan de "poner en la picota todos sus logros conseguidos en estos últimos años" con el único objetivo de la notoriedad personal.
Por ese motivo, aseguran que Santamaría ha atentado contra el espíritu de solidaridad y respeto hacia sus propios colegas, echando por tierra el prestigio ganado por la profesión mediante el esfuerzo de todos y el trabajo honesto de muchos años.
Sobre las afirmaciones en las que Santamaría asegura que en la cocina de vanguardia se utilizan productos tóxicos como la metilcelulosa, esta organización internacional de cocineros afirman que lo único que ha conseguido es crear "una alarma social de consecuencias incalculables". Defienden que los nuevos gelificantes, espesantes y otros ingredientes tienen todas la garantías legales y saludables.
Desprestigio de un país
Los cocineros aseguran que las manifestaciones de Santamaría perjudican al colectivo y deterioran el prestigio del país entero. Además, aseguran que "negarse a la evolución y frenar y echar a perder los logros que la cocina y los cocineros españoles han conseguido con un reconocimiento mundial y un éxito indiscutible es el colmo del egocentrismo".
Euro-Toques indica que los cocineros no están dispuestos "a admitir esta injusticia", pero resaltan que "no hay ninguna guerra en la alta cocina española, sino la opinión sin respeto ni educación de un cocinero sobre muchos colegas de su profesión". La asociación internacional cuenta con 3.500 asociados repartidos en 18 países. BQM