Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La coproducción del Festival de Mérida 'Medea' finaliza su gira con más de 40.000 espectadores

La coproducción del Festival de Mérida y Pentación Espectáculos 'Medea' ha finalizado este domingo su gira con más de 40.000 espectadores y después de haber recorrido 15 ciudades y hacer más de 50 funciones.
La Medea que inauguró la pasada edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, el 1 de julio de 2015, echó ayer el telón definitivamente en el Teatro Principal de Alicante.
Tras su estreno han sido varios meses de gira en los que el espectáculo ha pasado por 15 ciudades como Sevilla, Bilbao, Zaragoza, Madrid, Málaga, Murcia o Valladolid.
"Un total de 52 funciones que han visto más 40.000 espectadores. A la gira nacional hay que sumar su paso por el Festival Internacional de Teatro de Bogotá, que inauguró sus representaciones con esta Medea", según ha recordado Pentación Espectáculos en nota de prensa.
Ana Belén ha dado vida a una "hechicera y vengativa" Medea, que se situaba entre "el mito y lo terrenal". De esta forma, la actriz ha vuelto a meterse en la piel de un "personaje mítico" del mundo clásico y lo ha vuelto a hacer a las órdenes de José Carlos Plaza. Ambos han culminado así una trilogía de mujeres trágicas como Fedra (2007), Electra (2012) y esta Medea.
El escritor y dramaturgo Vicente Molina Foix ha firmado el texto de este espectáculo y Ana Belén ha estado acompañada en escena por un elenco de grandes actores como Adolfo Fernández en el papel de Jasón, Consuelo Trujillo en el de la nodriza, Luis Rallo como preceptor y ayo, Poika Matute como Creonte, Alberto Berzal y Olga Rodríguez como corifeos, Leticia Etala como Creusa y Horacio Colomé como Jasón joven.
El texto de Vicente Molina Foix se mueve en dos frentes, por un lado el "sueño heroico" y por otro la "crudeza intemporal" de una crisis de pareja hecha "de intereses, miedos y amor violentamente defraudado".