Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector de la cultura sufre un déficit de financiación bancaria de 13.400 millones, según Bruselas

Los sectores de la cultura y de la creación de la UE sufrirán un déficit de financiación bancaria de hasta 13.400 millones de euros en los próximos siete años debido a que las entidades rechazan a menudo las peticiones de créditos presentadas por empresas culturales, excepto de las más grandes, según un estudio publicado este martes por la Comisión Europea.
Este déficit corresponde, de acuerdo con el informe, al importe de inversiones perdido por las empresas culturales que presentan estrategias comerciales sólidas y buenos perfiles de riesgo a las que los bancos deniegan un crédito o que ni siquiera lo piden porque no tienen suficientes activos que ofrecer como garantía.
El Ejecutivo comunitario considera que ello obstaculiza considerablemente el progreso de un sector vital para la economía, cuyo crecimiento es superior al crecimiento medio y que representa hasta el 4,4% del PIB de la UE.
El estudio en cuestión ha sido encargado por la UE para diseñar su nueva estrategia de apoyo a los sectores de la cultura y de la creación. Así, el nuevo programa Europa Creativa incluye una garantía por valor de 120 millones de euros para avalar una parte del riesgo de los préstamos bancarios concedidos a las pymes del sector. Con ella, Bruselas calcula que se pueden movilizar más de 750 millones en préstamos en condiciones abordables.
Paralelamente a esta garantía, el Ejecutivo comunitario apoyará iniciativas para informar mejor a los bancos de los factores que deben tener en cuenta para evaluar la solvencia de las pymes del sector cultural. Muchas entidades carecen de experiencia para valorar activos como los derechos de propiedad intelectual, y se ven frenadas por una falta de datos estadísticos fiables sobre el sector.
Sin embargo, el estudio muestra que, en relación a la economía en su conjunto, las empresas europeas activas en los sectores de la cultura y la creación disponen de un margen de beneficios y de una ratio de solvencia superiores a la media.
El informe pone en evidencia igualmente que las pymes del sector carecen a menudo de las competencias necesarias en materia de negocios y gestión. El 60% de las personas interrogadas en el marco de un sondeo para el estudio declararon que no tenían plan de empresa. Y del 26% de los encuestados que decidió no pedir un crédito, el 39% alegó la gran complejidad del procedimiento.
En este sentido, la Comisión está dispuesta a apoyar también las medidas para mejorar las competencias de gestión de los profesionales del sector de la creación.